Si este verano te has hecho un esguince te ayudamos a recuperarte

Si este verano te has hecho un esguince te ayudamos a recuperarte en Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso.

Cuando llega el verano tenemos canción del verano, baile del verano, ropa de verano, comida y bebida de verano… y por supuesto, también lesión del verano: el esguince de tobillo.

Es una de las dolencias que durante los meses de vacaciones más curamos en  nuestra clínica por varios motivos: primero, por caídas de las plataformas estratosféricas que llevamos las mujeres, en verano con poca sujeción; segundo, porque en verano aumenta la práctica de ejercicio al aire libre y, en muchos casos, los partiditos con jugadores poco habituados al esfuerzo físico y en suelos poco seguros, como la arena de la playa.

En el tratamiento de los esguinces lo habitual es el masaje terapéutico con hielo (el frío ayuda a disminuir la inflamación), los ultrasonidos y, especialmente, la punción seca, que va directamente al punto de dolor y hace que desaparezca. Además, el vendaje con Kinesiotape también puede ayudar a curar la lesión.

Esguince de tobillo

 

¿Quién no ha pasado por un esguince de tobillo? Es una lesión bastante común, pero normalmente mal tratada. Para una recuperación completa de un esguince, es necesario conocer cuál es el tratamiento adecuado y seguirlo cuidadosamente.

El esguince de tobillo es una lesión que producto de un movimiento extremo del tobillo conlleva a la distensión o desgarro de alguna de las estructuras ligamentosas que mantienen el tobillo en su lugar. El estiramiento excesivo o el desgarro parcial de uno o más ligamentos ocasiona dolor, dificultad para caminar e inflamación y como consecuencia de la rotura de los vasos sanguíneos también ocasiona la aparición de hematomas en la ubicación de la estructura ligamentosa lesionada. Generalmente se origina producto de lesiones en deporte tales como: fútbol, basquetbol, balonmano, tenis y en aquellas disciplinas en las que se desarrollen cambios rápidos de posición e inesperados movimientos del pie.Clasificación del esguince de tobillo

Existe diferentes maneras de clasificar esta lesión, según el tiempo de evolución se puede clasificar como agudo (si ocurrió recientemente) y crónico (si tiene larga data o si ocurre con frecuencia).

  • Grado 1 (desgarros microscópicos): representa un esguince leve, siendo el más común e inofensivo, así cuenta una rápida reparación. Aquí los ligamentos están ligeramente estirados, pero no desgarrados. El tobillo sigue estando muy estable y, a pesar del dolor generalmente, la persona afectada todavía puede caminar con facilidad.
  • Grado 2 (desgarro parcial = alargamiento del ligamento): aquí los ligamentos están muy estirados y puede estar ligeramente desgarrados, por lo que presenta una notable inflamación. Aquí el paciente tiene mucho mayor dolor que en un grado 1 y, por tanto, puede presentar también inestabilidad.
  • Grado 3 (desgarro severo = rotura del ligamento): se trata del esguince más severo, cuando ocurre es acompañado de dolor intenso. Un grado 3 significa que uno o más de los ligamentos están rotos. La articulación del tobillo es muy inestable con este grado de lesión, por lo que la persona afectada a menudo ya no puede apoyar el peso en el pie.

Síntomas y signos del Esguince de tobillo. ¿Cómo saber si tienes un esguince en el tobillo?

En la mayoría de los casos los síntomas y signos que se presentan están relacionados con el grado de esguince presente. Sin embargo, por lo general las personas al esguinzarse el tobillo ya no pueden apoyar el peso sobre el pie torcido y presentan un dolor de tobillo intenso y persistente. Además del dolor, dependiendo del grado presente, si las estructuras ligamentosas están muy estirados o desgarrados, los vasos sanguíneos pequeños también pueden romperse, por lo que también puede ocurrir hinchazón y la aparición de hematomas sobre el lado interno o externo del tobillo (dependiendo del ligamento lesionado), que puede durar varios días. Estas molestias aumentas lentamente y pueden empeorar. En resumen, los siguientes signos y síntomas son indicativos de esta afección:

esguince verano

  • Dolor que aparece inmediatamente después una torsión o movimiento anómalo del tobillo.
  • Sensibilidad al tacto de la zona alrededor del tobillo lesionado; esto generalmente persiste hasta que la inflamación y el edema haya disminuido.
  • Inflamación y hematomas: la hinchazón surge por la infiltración de tejidos o pequeños desgarros. Los hematomas laterales a su vez son causados por la rotura de vasos sanguíneos después del esguince.
  • Amplitud de movimiento del tobillo restringido debido a la hinchazón y el dolor, lo que impide la correcta descarga de peso y dificulta la marcha.

Si una torsión o esguince de tobillo se trata de forma inadecuada, es posible que cicatrice mal y que la articulación sea permanente menos estable, por lo que es posible que se instaure un esguince crónico o “mal curado”, lo que significa que la persona afectada tiene mucha menos estabilidad y confianza para caminar, por lo que el pie se tuerce con facilidad y mayor frecuencia. Es por ello que recomendamos que en caso de sufrir una lesión de este tipo acuda a nuestra Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso.

¿CÓMO CURAR UN ESGUINCE DE TOBILLO?

Ante cualquier lesión donde se encuentre afectado el sistema musculo esquelético el protocolo inmediato recomendado a seguir es el denominado “método RICE”, cuyas singlas establecen el procedimiento:

R-REPOSO: previene el daño mayor y aminora el proceso inflamatorio.

I-HIELO (DEL INGLES ICE): anestésico y analgésico, limita el proceso inflamatorio.

C-COMPRESION: mediante vendaje elástico, restringe la acumulación de líquido.

E-ELEVACION: reduce la acumulación de líquidos en la zona.

El objetivo de este procedimiento, en este caso específico del esguince de tobillo, es evitar que las alteraciones, consecuencias de la lesión ligamentosa, tales como el edema, la inflamación, u otras, dificulten y retrasen el tratamiento específico para la perfecta recuperación del tejido afectado a manos del fisioterapeuta.

Tras el padecimiento de la lesión, el tratamiento debe comenzar inmediatamente a través del protocolo RICE, anteriormente descrito. A partir de ahí debe ponerse en manos de su fisioterapeuta lo antes posible.

Podríamos diferenciar a groso modo diferentes fases dentro del tratamiento fisioterápico:

– Inflamación

– Readaptación

– Vuelta a la actividad deportiva

 

Acuda a nuestra Clínica en Alpedrete y te ayudaremos a tratar tu esguince. Dirección Avenida Canteros, 16 – local 5 ALPEDRETE (Madrid) 28430 E-mail info@fisioterapiacarmenalonso.es

Móvil 646 526 320

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.