Bursitis de codo y de rodilla

Bursitis de codo y de rodilla. Hoy te contamos en qué consiste la Bursitis de codo y de rodilla y cómo te podemos ayudar a tratar esta dolencia desde nuestra Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso.

Bursitis de codo y rodilla

La bursitis es la inflamación o irritación dolorosa de unas bolsas, llamadas bursas, que aparecen en lugares donde existen puntos de rozadura como los músculos, tendones o huesos. La función de estas bolsitas es ayudar al movimiento normal de las articulaciones y evitar fricciones directas entre ellas. La bursitis se manifiesta, entre otras zonas, en hombros, rodillas, caderas, pelvis, codos, dedos de los pies y talones.

bursitis

 

Existen dos tipos de bursitis: la aguda o la crónica. En la primera, la articulación afectada adquiere un color rojizo y tiene una temperatura superior al resto del cuerpo. Es dolorosa y suele ser causa de una infección o gota. En la crónica, hay hinchazón y dolor y disminuye el movimiento habitual, provocando una atrofia muscular y debilidad motora.

¿Qué síntomas presenta?

Los síntomas característicos de la bursitis son dolor e incapacidad para llevar a cabo ciertos ejercicios o movimientos usuales en la vida diaria. Puede aparecer de repente o de manera progresiva, algo que el paciente nota por el movimiento y el tacto, pues la piel que rodea a la bursa está más sensible de lo habitual. Los síntomas dependerán de la zona afectada, pero los más comunes son: dolor articular y sensibilidad al presionar la zona próxima a la articulación, rigidez y dolor al mover la articulación perjudicada y enrojecimiento, hinchazón y fiebre de la zona.

Causas de la bursitis o por qué se produce

Pese a que a menudo se desconoce el origen de esta enfermedad, la causa principal de la bursitis puede ser el uso excesivo de una articulación. La repetición diaria del mismo movimiento o llevar a cabo un sobreesfuerzo en las articulaciones puede generar esta patología. Además puede también surgir por un traumatismo, infecciones, heridas o como consecuencia de otras enfermedades, como gota o artritis reumatoide.

Aunque no siempre se conoce el origen de este trastorno, las causas más frecuentes se relacionan con el uso excesivo de una articulación, ya sea por razones cotidianas, profesionales o deportivas (músicos, jardineros, enmoquetadores, soladores, carpinteros…). Esto es así porque los movimientos reiterados o la realización de un sobreesfuerzo en una articulación puede suponer un roce inadecuado entre la bursa y los huesos, provocando la inflamación.

Esta patología puede ser también consecuencia de un traumatismo en la zona afectada, una infección u otras enfermedades como la artritis reumatoide o la gota.

Según precisan los especialistas, puede distinguirse entre bursitis agudas (aparecen de forma repentina y brusca) y crónicas (que son agudas sucesivas en una misma articulación).

Factores de riesgo 

Son más frecuentes en algunas profesiones o prácticas deportivas ligadas a la repetición de una articulación o a la presión continuada sobre la misma. Por ello, trabajos como el de carpintero o el de peluquero tienen un mayor riesgo. Igualmente, se trata de una lesión típica de los runners de los golfistas, de los tenistas, de los deportes de contacto y de cualquier ejercicio que no mantenga la postura articular correcta.

Además de estar ligada a ciertas profesiones o pasatiempos, se hace más frecuente con la edad, el sobrepeso (de cadera, de rodilla…) y otras afecciones.

¿En qué consiste el tratamiento?

En la mayoría de los casos la bursitis desaparece sin aplicar un tratamiento específico. Aun así, el especialista se centrará en reducir el dolor y la inflamación al paciente recetando antiinflamatorios o corticosteroides. En caso de ser una bursitis aguda sin infección, la persona debe evitar sobreesfuerzos, limitar ciertos movimientos y aplicar frío en la zona dañada para disminuir la hinchazón. Si se presenta una bursitis crónica el tratamiento es similar, aunque debido a que el reposo no surge efecto, se debe recurrir a métodos más agresivos y directos como la fisioterapia intensiva o las inyecciones de corticosteroides. En caso de presentar infección, se debe extraer el líquido acumulado y seguir un tratamiento con corticoides.

Si bien la bursitis suele desaparecer sin tratamiento, no hay que tomársela a la ligera, pues de sufrir una bursitis aguda se puede derivar a que sea crónica. En todo caso ante la aparición de la bursitis lo mejor es evitar forzar la zona afectada con esfuerzos extra, la aplicación de frío o calor en la zona, y en cuestión de medicamentos siempre bajo prescripción médica se recomiendan los cortico-esteroides. Para el tratamiento de la bursitis crónica sin duda hay que recurrir a fisioterapia, y en ocasiones a inyecciones de cortico-esteroides e incluso a extraer el líquido que se acumula en la bursa si se halla infectada. En cuanto a las maniobras que la fisioterapia puede hacer para tratar la bursitis tenemos:

  • La aplicación de compresas frías que ayudan a reducir la inflamación y bajar el dolor, como paso previo a la manipulación,
  • El criomasaje puede estar indicado, en Rehabtiva el uso de la crioterapia sería una de las posibilidades a estudiar,
  • Al controlar el dolor podemos empezar con ejercicios de movilización de la articulación afectada,
  • Se pueden aplicar ultrasonidos, microcorrientes, tens e incluso láser.

Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a tratar tu dolencia o rehabilitación.

¿DÓNDE ESTAMOS?

Dirección Avenida Canteros, 16 – local 5 ALPEDRETE (Madrid) 28430 E-mail info@fisioterapiacarmenalonso.es Móvil 646 526 320

Pinzamiento lumbar

Hoy desde la Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso te contamos qué es el Pinzamiento Lumbar y cómo te podemos ayudar.

Pinzamiento Lumbar

El pinzamiento lumbar se produce cuando estamos ante el bloqueo de una de las vértebras de la zona lumbar. Este bloqueo suele producirse en un contexto de degeneración articular, como por ejemplo, en presencia de una artrosis avanzada o la enfermedad de artritis reumatoide, aunque no siempre es así. Este bloqueo nos impide realizar una correcta movilidad funcional, lo que nos da una sensación de rigidez, dolor y bloqueo.

Cuando este bloqueo además afecta a las vías nerviosas más próximas, podemos tener un dolor secundario asociado al pinzamiento. En este caso este tendría características de dolor neuropático, es decir, un dolor punzante con sensación de quemazón y que puede irradiarse.

Causas

pinzamiento lumbar

Como consecuencia de cambios degenerativos artrósicos estas articulaciones pierden su movilidad y su funcionalidad normal, Estos cambios producen pérdidas de la mecánica funcional normal de la articulación.

Dentro de este contexto de degeneración articular, espontáneamente debido a un movimiento excesivo o un a una hipersolicitación puntual de la articulación que ya está previamente dañada, encontramos el denominado pinzamiento o más concretamente localizado en la región lumbar el denominado “pinzamiento lumbar” que es un bloqueo puntual y espontáneo que se caracteriza por síntomas de dolor intenso, y bloqueo articular.

Un pinzamiento lumbar puede darse  por múltiples causas:

  • Por el levantamiento de un peso excesivo
  • Por movimientos lesivos de repetición
  • Por el mantenimiento de posturas inadecuadas de manera
  • Obesidad o sobrepeso

Síntomas:

  • Sensación de bloqueo y rigidez que nos impide descansar o caminar
  • Dolor, que a veces puede tener un inicio súbito, lugar específico y de intensidad leve, pero que después puede volverse intenso e incapacitante
  • Dolor irradiado, cuando presiona las vías nerviosas, que resulta agudo con sensación de quemazón y que se dirige hacia el miembro inferior
  • Sensación de hormigueo
  • Cambios en la sensibilidad de la zona (disestesias)
  • Espasmos o contracciones involuntarias

¿Por qué un pinzamiento causa dolor lumbar?

pinzamiento lumbar

Los nervios se extienden por todo el cuerpo para enviar mensajes a los músculos, la piel y otras estructuras y tejidos corporales.

Si un nervio está pinzado y bloqueado, pierde la capacidad de transmitir las cargas eléctricas y la fibra nerviosa puede degenerarse. Además, el nervio enviará una señal al cerebro de que se está produciendo un problema.

Si esto avanza, el músculo tendrá problemas de movilidad y se darán los síntomas anteriormente mencionados.

Tratamiento:

El tratamiento más adecuado siempre y cuando el dolor del paciente lo permita es realizar un desbloqueo con Técnicas Osteopáticas, posteriormente se debe descontracturar la musculatura multífida profunda que está generalmente afectada como consecuencia del bloqueo articular. Para descontracturar esta musculatura afecta podemos emplear técnicas como el Masaje Descontracturante y la Punción Seca. Si el dolor está irradiado al glúteo o pierna debido a una compresión nerviosa se seguirá con Técnicas Neurodinámicas para proceder a movilizar las estructuras nerviosas o neurales y así realizar una neuromodulación (para reducir la intensidad del dolor). En algunas ocasiones se producen inflamaciones de los ligamentos que van de vertebra a vertebra (ligamento amarillo), con lo cual las técnicas de corrientes T.E.N.S antiinflamatorias están indicadas especialmente si se transmiten a través de una aguja para así poder ser más precisos y profundos.

 

 

Trocanteritis

Hoy vamos a hablar de una patología bastante frecuente y que tiene como protagonista a la articulación de la cadera: se trata de la trocanteritis.

La trocanteritis es la inflamación de la zona en la que se insertan los músculos en el fémur. Aunque es una causa muy común de dolor de cadera, muchas veces el diagnóstico pasa inadvertido, ya que se confunde con otras patologías derivadas de la pelvis.

Es más habitual que esta dolencia se de en mujeres que en hombres, y normalmente afecta solo a uno de los dos lados de la cadera, aunque en algunas ocasiones se puede desarrollar de forma bilateral.  Para poder entender mejor las causas que provocan el origen de la patología, vamos a explicar brevemente la anatomía de la cadera:

La articulación de la cadera se forma gracias a la unión entre las superficies articulares del fémur y la pelvis, de tal forma que la cabeza femoral se coloca sobre el acetábulo pélvico y, a su vez, el fémur cuenta con un resalte óseo llamado trocánter en el cual se insertan la mayoría de los músculos de la zona.

Alrededor de la articulación hay varias bolsas o bursas rellenas de líquido sinovial que actúan como almohadillas, y evitan el roce entre las inserciones de los tendones y las prominencias óseas. Si se produce una inflamación de la bursa que se encuentra alrededor del trocánter mayor, habrá un aumento de la presión en la zona de la cadera y aparecerá el dolor y la sintomatología de la trocanteritis.

Trocanteritis

¿Cuáles pueden ser las causas de la trocanteritis?

  • La mayoría de las veces, la aparición de la sintomatología tiene como consecuencia un excesivo rozamiento de la zona provocado por un movimiento repetitivo, como por ejemplo:
    • Realización de deportes como correr, montar en bicicleta, halterofilia…
    • Exceso de deporte de impacto sin el desarrollo de una buena potenciación muscular
    • Malos hábitos posturales, como estar todo el rato acostados sobre el mismo lado.
  • Impacto directo sobre la cadera por un golpe en la región lateral de la articulación.
  • Debilidad de los músculos separadores de la cadera.
  • Tendencia al pie plano: una pronación excesiva del pie.
  • Alteración de la marcha debido a artrosis en la rodilla, la diferencia de longitud entre las piernas…
  • Cirugía de cadera o implante protésico.
  • Espolones óseos en la cadera.
  • Problemas en la columna vertebral que causen descompensaciones, como por ejemplo escoliosis.

¿Te has preguntado por qué hay más casos de trocanteritis en mujeres que en hombres?

La respuesta es que se debe a la morfología de la pelvis femenina: debido a su forma hay una mayor distancia entre los dos fémures, por lo que se produce mucho más roce en la zona.

Anatomía de la cadera
Pelvis famenina y masculina

SINTOMATOLOGÍA:

Los síntomas más comunes son:

  • Dolor en la articulación de la cadera. Podemos notar las molestias de forma localizada o incluso fuera del muslo.
  • Rigidez articular con sensación de chasquido.
  • Inflamación de la articulación de la cadera.
  • Dificultad para deambular.
  • Dolor agudo al principio y con irradiación posterior.

TRATAMIENTO:

  1. Lo primero que debemos que hacer es interrumpir la actividad que nos provoca el dolor.
  2. A su vez, la aplicación de hielo sobre la zona suele aliviar bastante la sintomatología.
  3. Si el dolor fuese muy intenso y fuese necesaria la administración de medicación, debemos acudir  a un médico para que nos proporcione las pautas adecuadas, nunca automedicarnos.

FISIOTERAPIA PARA TROCANTERITIS:

Con la fisioterapia conseguiremos: por un lado, reducir la inflamación y el dolor en el paciente con técnicas de relajación de la musculatura, estiramientos, movilizaciones articulares… y por otro, potenciar la musculatura de la cadera y de la pierna que se encuentra debilitada mediante ejercicios.

El tratamiento común de la trocanteritis y el síndrome de dolor del trocánter mayor debe ir encaminado, bajo nuestro punto de vista, basado en las últimas evidencias a nuestro alcance, en el adecuado manejo de la afectación del tendón del glúteo menor y medio y la corrección de la movilidad pélvica, basando la parte principal del tratamiento en la adecuada solicitación de cargas a la musculatura afectada y el correcto manejo de la facilitación de la movilidad pélvica que en muchos casos se ve afectada.

Un ejemplo de abordaje de la trocanteritis sería combinar la terapia manual con el fin de facilitar la movilidad pélvica adecuada con ejercicios con la carga adecuada para mejorar el estado del tendón del glúteo y un enfoque importante en corregir el patrón de la marcha que facilita la perpetuación del problema.

Esperamos que hayas aprendido un poquito más acerca de esta patología, y que en caso de sufrirla, sigas nuestros consejos y  acudas a nuestra Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, para conseguir resolver tu problema de la forma más eficiente posible.

Para recibir asesoramiento personalizado puedes contactar con nosotros a través de nuestro teléfono 646 526 320

Cómo tratar los vértigos o mareos con fisioterapia

Hoy desde la Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, te contamos cómo tratar los vértigos o mareos con fisioterapia.

Cuando una persona experimenta mareos y vértigos con los cambios de postura o al mover la cabeza, es probable que esté padeciendo de vértigo postural benigno. De entre todos los tipos de vértigo que existen, este en concreto es el más habitual. El vértigo es una disfunción del sistema vestibular interno del oído y puede tratarse de forma muy efectiva con fisioterapia, requiriendo habitualmente de muy pocas sesiones.

Cómo tratar los vértigos o mareos con fisioterapia

 

como tratar los vertigos

La rehabilitación vestibular engloba un conjunto de técnicas y programas de ejercicios diseñados para mejorar los síntomas de inestabilidad, visión borrosa y desequilibrios provocados por un episodio de vértigo. Mediante el tratamiento de fisioterapia proporcionaremos a nuestros pacientes herramientas necesarias para disminuir estos síntomas y como consecuencia reducir el riesgo de caídas derivados de la patología.

Vértigo

El vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB) es el tipo más común de vértigo, causado por el pequeño cristal de calcio que se afloja en el oído interno, estos cristales viajan hacia los canales semicirculares, alteran el líquido y crean la sensación de movimiento. Hay 2 tipos de canalitiasis y cupulolitiasis de VPPB. La canalitiasis es en la que los cristales flotan libremente en el canal y la cupulolitiasis, es una condición en la que los cristales se adhieren a la cúpula.

Hay muchas otras causas de mareos como migrañas vestibulares, vértigo cervicogénico, neuritis vestibular, enfermedad de Meniere, conmoción cerebral, etc. El paciente se queja de mareos mientras gira en la cama, se acuesta de lado, se levanta y mira hacia arriba. Los síntomas duran unos segundos, mientras que una sensación de náuseas o aumento de la presión en la cabeza puede durar horas.

vertigos o mareos fisioterapia

Tratamiento de fisioterapia

Los objetivos básicos del tratamiento irán orientados a disminuir el desequilibrio, la oscilopsia y mejorar la posibilidad de una visión clara durante el movimiento. Para conseguir unos buenos resultados tras la intervención es importante comenzar lo antes posible con la rehabilitación vestibular.

En pacientes agudos se comenzará realizando periodos cortos de ejercicios. Por el contrario, en crónicos nuestra actuación estará centrada en fomentar el aumento en el rango de los movimientos.

Los ejercicios irán orientados a conseguir una compensación vestibular que haga disminuir los síntomas. Se realizarán de manera progresiva y se irá de menos a más complejidad de ejecución

Maniobras de reposicionamiento canalicular como la de Epley son algunas de las maniobras que realizará el profesional para aliviar los síntomas de vértigo.

Ejercicios para restablecer el VOR:

El paciente realizará giros de cabeza mirando a un punto fijo que estará situado a 1 metro de distancia. La velocidad de giro será constante.
Se comenzará a realizarlos en sedestación. A medida que el paciente lo vaya tolerando se incrementará la velocidad de los movimientos de la cabeza. El paciente deberá descansar entre cada ejercicio hasta que desaparezcan los síntomas de mareo.

Se realizarán durante 4 semanas y mínimo durante dos meses.

Si se produce habituación durante la realización de los ejercicios comenzaremos a aumentar la complejidad de los mismos. Por ejemplo, realizar el mismo seguimiento visual anterior, pero estando de pie.

Una vez que mejora la situación del paciente y la sensación de mareo es menor, comenzaremos a realiza ejercicios de habituación. Estos ejercicios son más complejos y se realizarán sobre superficies inestables (FOAM), mantenimiento del equilibrio con ojos cerrados, ejercicios de doble tarea combinados con la marcha, o marcha hacia atrás.

Finalmente, el paciente realizará ejercicios de sustitución, que son ejercicios que el paciente podrá realizar de manera autónoma en su domicilio a modo de mantenimiento. Consúltanos en nuestra Clínica y te podremos ayudar de manera personalizada.

Dirección Avenida Canteros, 16 – local 5 ALPEDRETE (Madrid) 28430 E-mail info@fisioterapiacarmenalonso.es Móvil 646 526 320

Recuperación de un accidente de tráfico

Recuperación de un accidente de tráfico. Hoy desde nuestra Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, te contamos cómo la fisioterapia te puede ayudar en la recuperación de las lesiones por accidente de tráfico.

Los accidentes automovilísticos son una de las principales causas de lesiones. Las lesiones por accidente de un accidente de coche pueden variar de una persona a otra, pero hay algunas comunes.

Lesiones por accidentes de tráfico

Las lesiones en la cabeza y la espalda por un accidente de coche son típicamente las más serias. Las lesiones en la cabeza pueden llevar a problemas de visión, fracturas de cráneo y conmociones cerebrales. Con una conmoción cerebral, puede experimentar mareos y dolores de cabeza. Otra lesión común en los accidentes de coche es una hernia de disco. Las lesiones en el cuello y el pecho también son comunes, siendo el latigazo cervical la lesión de accidente más común. El latigazo cervical puede ser muy doloroso y restringir el movimiento. El movimiento repentino del cuello y la cabeza en un accidente de coche puede causar latigazos. El traumatismo por objeto contundente en un accidente de coche puede colapsar los pulmones y romper las costillas.

lesione spor accidente de trafico

De hecho, los accidentes de coche pueden dar lugar a una amplia variedad de lesiones. Para una recuperación más rápida, lo mejor es participar en el tratamiento de fisioterapia.

Rehabilitación con fisioterapia

Hay muchas, muchas razones para someterse a la fisioterapia después de un accidente de coche. Ayuda al proceso de recuperación. Después de un accidente de coche, puede que experimente dolor, reducción de la amplitud de movimiento, dolores de cabeza o rigidez. Tenga en cuenta que estos síntomas pueden no aparecer justo después de un accidente de coche.la fisioterapia le ayuda a mantener a raya los síntomas del dolor, mejorar la flexibilidad, aumentar la fuerza y recuperarse más rápidamente. También puede prevenir los daños a largo plazo de un accidente de coche, como las migrañas y el dolor crónico. Cuanto antes reciba la fisioterapia después de un accidente de coche, más probabilidades tendrá de llevar una vida sin dolor. De hecho, un estudio de  reveló que los que no recibieron fisioterapia tenían muchas más probabilidades de padecer una enfermedad degenerativa del disco.

la fisioterapia también ayuda a reducir el dolor.su ejercicio bombea oxígeno, sangre y nutrientes al lugar de la lesión y mejora la curación. Cada ejercicio y estiramiento tiene un objetivo específico para la recuperación y mejora la función y la movilidad. Un fisioterapeuta desarrollará un plan de tratamiento personalizado dirigido a su lesión de coche.la fisioterapia también le ayuda a evitar la cirugía. Refuerza los ligamentos, tendones y músculos, que protegen las estructuras del cuerpo. También es una solución mucho más rentable.

La fisioterapia también puede restablecer la función en pacientes con lesiones de accidentes de coche antiguos. Puedes seguir beneficiándote de la fisioterapia aunque hayas sufrido una lesión hace años. Mediante técnicas de rehabilitación cardiovascular y entrenamiento de fuerza, puede ayudar a aliviar los viejos dolores y mejorar la movilidad. Además, es un tratamiento no invasivo, y no acabarás teniendo que depender de medicamentos para el dolor para su alivio.

Los fisioterapeutas pueden incluso tratar el vértigo debido a un accidente de coche. En tan sólo un tratamiento, pueden arreglar una disfunción en el sistema vestibular. Los tipos de fisioterapia incluyen el masaje, la manipulación manual, el ultrasonido, la terapia de hielo y frío, ejercicios específicos, masaje dirigido, estiramientos y terapia acuática. Es un enfoque holístico para la curación después de un accidente de coche. Además del tratamiento después de una lesión de accidente de coche, los fisioterapeutas pueden proporcionar servicios de rehabilitación pulmonar, rehabilitación neurológica, cardiovascular, ortopédica y cuidado post-operatorio.

Si usted está sufriendo de una lesión en un accidente de coche, no se demore más. Póngase en contacto con nosotras en nuestra Clínica de Fisisoterapia Carmen Alonso.

Dirección Avenida Canteros, 16 – local 5 ALPEDRETE (Madrid) 28430 E-mail info@fisioterapiacarmenalonso.es Móvil 646 526 320

 

¿Qué es la fascitis plantar?

¿Qué es la fascitis plantar?. Hoy desde la Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, en Alpedrete, te contamos qué es la fascitis plantar y cómo la fisioterapia te puede ayudar.

La fascitis plantar o fascitis del pie es una inflamación de la placa del tendón de la planta del pie y es típicamente causada por el uso excesivo. La fijación de la placa del tendón al hueso del talón suele verse afectada. Esta se manifiesta en el dolor en la planta del pié y talón, que ocurre principalmente bajo presión y tensión.

La fascitis plantar es una de las lesiones más habituales que sufren los deportistas de impacto, prácticamente todos lo días tratamos algún caso de este tipo en nuestra consulta de fisioterapia. Aunque como ya veremos, no es una patología exclusiva de deportistas.

Síntomas de la fascitis plantar

La fascitis plantar suele empezar a manifestarse como un dolor en la planta del pie. El síntoma más habitual es un dolor punzante en la parte interna del talón, acompañado de sensibilidad y, en ocasiones de cierta inflamación de la zona. Los pacientes suelen definir diferentes sensaciones de dolor plantar, desde molestias al calzarse, pasando por un ardor intenso, hasta sensaciones muy dolorosas como si estuvieran pisando cristales con las plantas de los pies.

Los síntomas de la fascitis plantar suelen aparecer tras realizar deporte o durante la actividad. De forma recurrente, el dolor en la planta del pie también se presenta después de levantarnos de la cama o incluso después de un rato en reposo.

fascitis plantar

Causas de la fascitis plantar

El origen de la fascitis plantar es diferente en cada persona y tipo de pie. Las personas con pies valgos (que se vencen hacia el interior), pies cavos (que tienen el puente más pronunciado de lo habitual) o pies curvados pueden desarrollarla de forma natural.

Sin embargo, hechos como el empleo de un tipo de calzado inadecuado, un mal calentamiento deportivo o malas pisadas en superficies duras son agentes favorecedores de la fascitis plantar. Igualmente, es frecuente tras el desarrollo de sobrecargas musculares, esguinces mal curados, cambios en nuestro peso corporal y aumentos de nuestra actividad física que de forma natural nos obligan a modificar nuestra forma de pisar y caminar.

 

¿Como se cura la fascitis plantar?

¿Como se cura la fascitis plantar? Es una de las cuestiones que mas se repiten entre nuestros pacientes y nuestros lectores. Después de haber ayudado a decenas de pacientes, creemos que podemos darte varios consejos sobre como curar la fascitis plantar.

La fascia es una banda de tejido elástico que se encuentra en la planta del pie. Se extiende desde el calcáneo (hueso del talón) hasta la cabeza de los metatarsianos (bajo los dedos).

La función que tiene esta fascia es amortiguar los impactos de la pisada sobre el pie al andar, así como mantener el arco del pie, en caso de impacto se puede producir una rotura de fascia plantar.

Si se sospecha de fascitis plantar, puede consultar a nuestros fisioterapeutas de Clínica Carmen Alonso, en Alpedrete. La fascitis plantar tiene una historia clínica característica (anamnesis), lo que significa que el diagnóstico se puede hacer rápidamente. Las preguntas típicas del fisioterapeuta durante la entrevista de anamnesis podrían ser:

  • ¿Se ha lesionado gravemente el pie?
  • ¿Duele debajo del talón durante el esfuerzo?
  • ¿Cuándo ocurre el dolor? ¿En qué movimientos?
  • Dolor en el pie lateral o dolor en el lateral del pie al apoyar
  • ¿Cuándo es más severo el dolor? ¿Cuándo desaparecen?
  • ¿Hacia dónde se irradia el dolor?

Durante el examen, el paciente suele presentar un dolor de presión localizado bajo el talón en la base de la fascia. Una ruptura resultaría en moretones en la planta del pie con dolor por presión.

Si los síntomas son agudos, es probable que se trate de una distensión o, en raras ocasiones, de una ruptura del tendón plantar. La persona afectada declara que tiene que detener el esfuerzo inmediatamente y que ya no era posible correr debido al dolor, o que el dolor empeoró. A veces una hinchazón o un hematoma también pueden indicar otras lesiones como fracturas, lesiones musculares o un desgarro.

Para la fascitis plantar el tratamiento habitual es la fisioterapia. Existen diversas técnicas de fisioterapia orientadas al tratamiento y rehabilitación de esta lesión.

Estamos hablando de una de las lesiones deportivas más persistentes y frustrantes.

Aunque hay muchos tratamientos conservadores y quirúrgicos disponibles, la fasciopatía de la planta puede fácilmente volverse crónica si no se trata a tiempo

fascitis plantar

Tratamiento de la fascitis plantar con fisioterapia

La fisioterapia define tratamientos para la fascitis plantar que se enfocan en disminuir esta inflamación que produce incapacidad, permitiendo que el paciente pueda seguir su actividad normal.

Nuestros tratamientos para esta patología suelen comenzar con un diagnóstico del origen de la lesión, ya que como hemos visto puede tener distintos orígenes, y por tanto se plantearán diferentes tratamientos. En esta fase buscaremos los puntos gatillo que generan el dolor en la planta del pie

Los tratamientos más habituales son la terapia manual y punción seca. Puedes saber mas sobre estos tratamientos en el siguiente enlace.

Una de las técnicas más efectivas en el tratamiento de la fascitis plantar es la eletrolisis percutánea terapeútica.

Adicionalmente, para reducir la inflamación y el dolor de la fasciopatía, el tratamiento consiste inicialmente en el alivio o adaptación de los movimientos atléticos. Los métodos y las circunstancias del entrenamiento, por ejemplo, carreras de montaña, superficies de correr hechas de arena o escombros, aumento repentino del entrenamiento, deben ser analizados y cambiados si es necesario.

Pide cita en nuestra Clínica y trataremos tu caso de forma personalizada y adecuada.

¿DÓNDE ESTAMOS?

Dirección Avenida Canteros, 16 – local 5 ALPEDRETE (Madrid) 28430 E-mail info@fisioterapiacarmenalonso.es Móvil 646 526 320

¿Cómo puede ayudar el fisio en la menopausia?

¿Cómo puede ayudar el fisio en la menopausia? La menopausia no es una enfermedad, es un estadío de la vida. Por lo que la información y la vivencia en positivo, hará que los trastornos o desordenes relativos a este cambio, se lleven de la mejor forma posible. Desde la Fisioterapia, podemos ayudar a las mujeres a sentirse mejor, desde los tratamientos y la educación sanitaria.

¿Qué ocurre en esta etapa?

La función de los ovarios de producir hormonas como estrógenos y progesterona va disminuyendo hasta agotarse, desapareciendo la menstruación. Esto suele ocurrir entre los 45-55 años habitualmente. Marca el proceso entre la edad reproductiva y la no reproductiva de una mujer.

¿Qué cambios conlleva la desaparición de estas hormonas en el cuerpo de la mujer?

A nivel corporal,

  • Se van perdiendo proteína del tejido conectivo como son el colágeno y la elastina, muy conocidos por los spots publicitarios de “cremas antiarrugas”. Estás proteínas no sólo están en la piel de nuestras caras, están por todo nuestro cuerpo y son las que le dan firmeza y sostén a nuestros tejidos, además de mantener la hidratación y un aspecto saludable.
  • En la esfera uroginecológica, afecta a la vulva y la vagina, provocando en numerosas ocasiones, sequedad y/o picor vaginal, dolor o molestias en las relaciones sexuales, sobre todo en la penetración. Esta pérdida de colágeno y elastina, también puede afectar a la buena funcionalidad del suelo pélvico, ya que este está formado en un 80% por este tejido (conectivo), lo que puede debilitar su función de sostén y pueden aparecer prolapsos (vejiga, útero, recto) generando malestar, pesadez y perdida de la función.
  • Se altera la síntesis de proteínas y hay un acumulo de grasa en zonas más adrógenas (masculinas) como pueden ser abdomen, brazos, espalda y/o cara. Esto está relacionado con el cambio hormonal, porque al desaparecer las hormonas “femeninas” tienen protagonismo las “masculinas” siguiendo más, ese patrón metabólico.
  • En la estructura ósea, la falta de estrógenos hace que la fijación del calcio a los huesos se vea disminuida, por lo que existe más riesgo de padecer osteopenia y osteoporosis.

menopausia

A nivel psíquico,

  • Se relaciona con insomnio, irritabilidad, disminución de la líbido y del deseo sexual, aceptación de la edad, cambios de humor, tristeza.
¿Cuáles son los desórdenes o trastornos más comunes en la menopausia?
  • Sofocos,
  • Sequedad y/o picor vaginal,
  • Acumulo de grasa en zonas masculinas,
  • Aumento de peso,
  • Debilidad ósea,
  • Flacidez corporal y facial,
  • Tendencia depresiva,
  • Cefaleas,
  • Cansancio,
  • Disminución de la líbido y el deseo sexual. 
¿Qué nos encontramos en la consulta de fisioterapia?

Normalmente, nos encontramos con mujeres que les perturban los trastornos, que no encuentran solución a sus desordenes, que viven en la resignación (“estoy vieja, esto es lo que me espera, ya no puedo hacer esto o lo otro, ya no valgo”), que a veces se acomplejan, y sobre todo, falta de comunicación con los profesionales sanitarios. Nosotras a menudo, evidenciamos estos cambios por otros motivos de consulta totalmente distintos (dolor de hombro, espalda, cefaleas tensionales, etc). En nuestra Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, en Alpedrete, te podemos ayudar.

¿Cómo puede ayudar el fisio en la menopausia?

Desde la fisioterapia como la entendemos, podemos ofrecerte un tratamiento holístico, de manera que esta etapa de la vida femenina, sea vivida desde la aceptación y el autoconcepto en positvo. Para ello contamos con los beneficios de:

  • El tratamiento manual global, que ayudará a mejorar la función de todos los sistemas, aliviando tensión, mejorando la vascularización e inervación y aportando bienestar corporal.
  • La fisioterapia uroginecológica, en la que se trabajará todo lo referente a la musculatura del suelo pélvico, dolores pélvicos, problemas de incontinencia, dispareunias (dolor en las relaciones sexuales), prolapsos, sequedad y picor vaginal, etc.
  • El uso de tecarterapia, que hará que tus tejidos más afectados se regeneren y sinteticen más colágeno y elastina, aportando turgencia e hidratación. Muy eficaz en casos de sequedad vaginal, prolapsos, incontinencia.
  • El ejercicio terapéutico adaptado a las necesidades de cada persona, mejorando el tono muscular y la fijación de calcio a los huesos.
  • La nutrición especializada para conseguir un aporte de nutrientes óptimo, evitar la ganancia de peso y mejorar los porcentajes corporales (agua, grasa corporal y visceral, masa muscular y ósea).

Pide ya tu cita y atenderemos tu caso, puedes contactar con nosotros en el teléfono 646 526 320.

Lesiones deportivas

Hoy desde la Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso queremos contarte qué clases de Lesiones deportivas pueden darse y cómo las tratamos.

Practicar deporte, ya sea como afición como de manera profesional, conlleva riesgo de lesiones. Llevar una vida activa y practicar deporte de manera regular es muy recomendable, pero es muy importante tener precauciones. El tipo de deporte que practiques, la frecuencia y la intensidad son factores determinantes en el tipo de lesión a la que te expones. Por ello, es importante un buen calentamiento, y realizar el ejercicio con una buena técnica para evitar sobrecargas.

Lesiones deportivas

Las lesiones deportivas son más comunes entre los profesionales. Aquellos que entrenan cada día, y con un alto rendimiento, se exponen más a este tipo de lesiones. Los corredores profesionales suelen sufrir lesiones musculares y tendinopatías (o también conocidas como tendinitis). Por su parte, entre futbolistas y jugadores de baloncesto es más común sufrir esguinces de tobillo o de rodilla. Deportes como la natación o el balonmano se exponen a lesiones deportivas de hombro, fundamentalmente.

lesiones deportivas

Tipos de lesiones deportivas y cómo se tratan en fisioterapia

Si practicas deporte de manera habitual, pero no profesional, a continuación vamos a repasar cuáles son esas lesiones deportivas más frecuentes. Además, vamos a ver cómo se pueden tratar desde la fisioterapia para aliviar el dolor y recuperar la movilidad.

  • Lesiones articulares.

    Este tipo de lesión deportiva afecta a la estabilidad y al correcto funcionamiento de la articulación, como los ligamentos, los meniscos, y las superficies articulares. Las lesiones más conocidas son los esguinces de tobillo y de rodilla, así como las roturas de los ligamentos y/o los meniscos de la rodilla. Cuando te lesionas estas estructuras conlleva un periodo inicial de inflamación, que será más o menos importante dependiendo de la gravedad de la lesión. Además, la estabilidad de la articulación se pierde. Para tratar y rehabilitar este tipo de lesiones deportivas, el eje principal será precisamente la recuperación de la estabilidad de la articulación mediante ejercicios de propiocepción. Es decir, regulando la dirección y rango de movimiento. Ya en lesiones largas también se trabajará la recuperación de la fuerza muscular.

  • Lesiones deportivas musculares.

    Son afecciones de la estructura del músculo. En este tipo de lesiones se encuentran las contracturas, las distensiones o las roturas fibrilares. Si hay daño en la estructura del músculo, como ocurre en las distensiones y roturas fibrilares, la recuperación suele requerir de un tiempo de reposo. Durante este periodo se sufrirá una pérdida de fuerza. Por ello, el tratamiento en fisioterapia se centrará en la recuperación de la fuerza muscular. En caso de roturas, el fisioterapeuta trabajará para evitar la formación de adherencias que puedan influir en la elasticidad del músculo y favorecer recaídas de la lesión.

  • Tendinopatías.

    También conocidas como tendinitis. Las lesiones del tendón son de las más frecuentes en la práctica deportiva. Se producen cuando se aumenta la carga de ejercicio a un nivel que el tendón no es capaz de soportar. La estructura del tendón puede modificarse si esa sobrecarga no se modifica y llevar a lesiones de larga duración. Además, como consecuencia del dolor y la lesión, también es común que se produzca una pérdida de fuerza. La fisioterapia en este tipo de lesiones deportivas recomienda una serie de ejercicios con el fin de recuperar la fuerza muscular. Lógicamente, serán programas que controlen de manera progresiva las cargas con las que se trabaja.

  • Fracturas.

    Hay dos causas por las que se producen las fracturas al practicar deporte: por traumatismo o fractura de estrés. Éstas se producen por un sobreuso o sobrecarga. Por ejemplo, en los corredores, es común por la acumulación de microtraumatismos en el pie. Todas las fracturas necesitan un periodo de inmovilización con el fin de que el hueso suelde. La recuperación de las fracturas pueden dificultarse a causa de esa inmovilidad que con la propia fractura. La fisioterapia es fundamental en estas lesiones para recuperar la funcionalidad de la región lesionada. El fisioterapeuta trabajará incidiendo en recuperar la movilidad y la estabilidad de las articulaciones inmovilizadas y la fuerza muscular por la atrofia asociada.

Practicar deporte es muy saludable y el riesgo de las lesiones deportivas no puede ser un obstáculo. Sin embargo, no está de más realizar ejercicios de prevención, como el calentamiento previo y a vuelta a la calma posterior, entrenar la técnica y los gestos específicos de la disciplina, trabajar la flexibilidad, empezar  con cargas suaves e ir incrementando poco a poco el peso.

Si tienes lesiones deportivas no dudes en acudir a nuestra Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, te podemos ayudar.

Dirección Avenida Canteros, 16 – local 5 ALPEDRETE (Madrid) 28430 E-mail info@fisioterapiacarmenalonso.es Móvil 646 526 320

Punción seca. Qué es y para qué se utiliza

Punción seca. Qué es y para qué se utiliza. Hoy desde la Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, te contamos qué es la Punción Seca y para qué se utiliza en fisioterapia.

Punción seca. Qué es y para qué se utiliza

La punción seca es una técnica de fisioterapia que consiste en la introducción de una aguja en un punto concreto del cuerpo, sin infiltrar o introducir ninguna sustancia química, con objeto de inducir un efecto analgésico. Por tanto, el beneficio se derivaría del estímulo mecánico aplicado y no de una acción farmacológica.

Dentro de la punción seca, podemos diferenciar 2 técnicas según la profundidad de aplicación:

  • Superficial: la aguja no se introduce más allá del tejido subcutáneo.
  • Profunda: la aguja se inserta en la musculatura. También, se conoce por el nombre de estimulación intramuscular.

Dolores que se tratan con la Punción seca

La técnica de la punción seca puede ser de utilidad en diversos síndromes dolorosos del aparato osteomuscular. No obstante, su uso se ha desarrollado muy especialmente en el tratamiento del síndrome de dolor miofascial, un cuadro doloroso en el que se identifican de manera clara los denominados puntos gatillo.

Estos puntos se distribuyen en torno a un músculo o grupo muscular. Al ejercer presión sobre ellos, se activa o se intensifica el dolor (en ese mismo punto o a distancia) con la particularidad de que no parece mediar una causa inflamatoria.

Mecanismo de acción de la punción seca

La hipótesis que sustenta su uso es que la introducción de la aguja en el punto gatillo desencadenaría una reacción nerviosa refleja y la liberación de opioides endógenos. Éstos son unas sustancias producidas por nuestro propio organismo y que tienen potencial analgésico.

Este efecto puede no apreciarse hasta pasado un tiempo, dado que la propia introducción de la aguja produce dolor en sí misma y éste puede prolongarse durante varias horas. Para conseguir los mejores resultados, se sugiere que son necesarias varias sesiones de tratamiento.

El mecanismo de la punción seca es muy similar al atribuido a la acupuntura. Por ello, estas dos técnicas a menudo se confunden.

¿Qué es un punto gatillo?

Son puntos hiperirritables dentro de una banda tensa de un determinado músculo. Esta banda tensa es un grupo de fibras musculares que presentan una tensión anormal, formando una banda de elevada consistencia. Es lo que comúnmente llamamos contractura.

Esta banda tensa es dolorosa y su punto gatillo es un nódulo que, a la palpación, genera un dolor muy agudo que provoca que la persona se retire. Además, este dolor se irradia hacia otras zonas que no incluyen el punto gatillo; esto es lo que se llama dolor referido o irradiado. Puede ir acompañado de disfunción motora y fenómenos como mareos y náuseas.

Los puntos gatillo de un músculo suelen irradiar a zonas determinadas que dan una pista a los fisioterapeutas para saber dónde está el origen del problema. Por ejemplo, los dolores de cabeza pueden provenir de un punto gatillo ubicado en músculos como el trapecio superior, el elevador de la escápula o el esternocleidomastoideo.

 

 

 

Fisioterapia respiratoria

Hoy, desde la Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, te explicamos qué es la Fisioterapia respiratoria y qué podemos hacer.

La fisioterapia respiratoria es una subespecialidad dentro de la Fisioterapia enfocada a prevenir, tratar y estabilizar las disfunciones o alteraciones de la respiración. Su objetivo es mejorar la ventilación regional pulmonar, el intercambio de gases, la función de los músculos que intervienen en la respiración, la disnea, la tolerancia a hacer ejercicio, entre otros problemas.

¿QUÉ ES LA FISIOTERAPIA RESPIRATORIA?

La fisioterapia respiratoria es un área dentro de la Fisioterapia consistente en un conjunto de técnicas que tratan las diferentes patologías respiratorias. Estos procedimientos se basan en un conocimiento exhaustivo del sistema respiratorio y tienen como objetivo primordial aumentar la capacidad pulmonar del paciente, dado que este, ha tenido una merma de la misma debido a alguna enfermedad o problema previo.

fisioterapia respiratoria

El tratamiento depende de las necesidades de cada paciente. Tipo de enfermedad, estado clínico, edad e incluso la capacidad de colaboración del enfermo, afectan a las técnicas a emplear. Con ellas, el fisioterapeuta realizará diferentes movimientos con sus manos, cuerpo o mediante los aparatos necesarios, eliminará las posibles obstrucciones de las vías respiratorias para aumentar la ventilación pulmonar del paciente.

¿QUÉ ENFERMEDADES TRATA LA FISIOTERAPIA RESPIRATORIA?

La fisioterapia respiratoria está indicada para cualquier paciente, independientemente de la edad, que tenga alguna patología respiratoria. Estas son muchas pero las enfermedades más comunes que trata este conjunto de técnicas son:

  • Fibrosis quística
  • EPOC
  • Efinsema Pulmonar
  • Atelectasias
  • Bronquitis
  • Neumonía
  • Asma

Cabe destacar que la fisioterapia respiratoria no solo está recomendada para tratar este tipo de patologías, sino que es deseable para aquellas personas que desean aumentar su capacidad pulmonar como los deportistas. También es muy útil para tratar enfermos neuromusculares y muy efectiva como parte de la rehabilitación de una cirugía toracoabdominal.

FISIOTERAPIA RESPIRATORIA. TÉCNICAS

Estas técnicas debe realizarlas un fisioterapeuta con el objetivo de eliminar las secreciones del sistema respiratorio y ayudar para que sea el propio cuerpo del paciente quien las elimine, para así mejorar su capacidad pulmonar:

  • Drenaje postural: Consiste en eliminar las secreciones mediante posturas del cuerpo.
  • Vibraciones y percusiones: eliminación de las secreciones mecánicamente mediante leves golpes en la caja torácica.
  • Dirigir la tos: educar al paciente a utilizar bien la tos como mecanismo para eliminar las secreciones.
  • Ejercicios respiratorios: conjunto de técnicas encaminadas a mejorar la capacidad de la caja torácica.

EJERCICIOS PARA TRATARLA

Los ejercicios respiratorios tienen como finalidad que el paciente tome el control de su respiración, se relaje y aumente la capacidad de sus músculos involucrados.

  • Respiración diafragmática: se trata de un proceso de respiración lento, inspirando por la nariz y espirando muy suavemente por la boca.
  • Expansión torácica: esta práctica consiste en inspiraciones largas con una breve apnea y una espiración lenta.
  • Compresión torácica: Se ejerce presión sobre el tórax, para ejercitar los músculos implicados.
  • Espiración forzada:esta técnica combina la respiración diafragmática y ejercicios de expansión torácica con espiraciones forzadas.

Estos ejercicios no deberían ocasionar ningún tipo de dolor al cliente. Son leves y muy poco  invasivas. La frecuencia debe ser constante, aunque el ritmo lo marca el propio fisioterapeuta dependiendo del cuadro clínico del paciente.

FISIOTERAPIA RESPIRATORIA INFANTIL

La fisioterapia respiratoria también está indicada para niños y bebés. Antes, por supuesto, debemos consultar con el pediatra.

Las aplicaciones de este área de la fisioterapia en la pediatría deben ser tenidas en cuenta para tratar una serie de enfermedades:

  • Bronquitis bacteriana
  • Fibrosis quística
  • Síndrome de inmovilidad ciliar
  • Asma

Sin embargo, hay ciertas patologías en las que hay expertos que consideran que la fisioterapia respiratoria no debería entrar, pues podrían ser perjudiciales para el bebé. Se trata de la bronquiolitis durante la fase aguda de la enfermedad, y de la neumonía.