Si este verano te has hecho un esguince te ayudamos a recuperarte

Si este verano te has hecho un esguince te ayudamos a recuperarte en Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso.

Cuando llega el verano tenemos canción del verano, baile del verano, ropa de verano, comida y bebida de verano… y por supuesto, también lesión del verano: el esguince de tobillo.

Es una de las dolencias que durante los meses de vacaciones más curamos en  nuestra clínica por varios motivos: primero, por caídas de las plataformas estratosféricas que llevamos las mujeres, en verano con poca sujeción; segundo, porque en verano aumenta la práctica de ejercicio al aire libre y, en muchos casos, los partiditos con jugadores poco habituados al esfuerzo físico y en suelos poco seguros, como la arena de la playa.

En el tratamiento de los esguinces lo habitual es el masaje terapéutico con hielo (el frío ayuda a disminuir la inflamación), los ultrasonidos y, especialmente, la punción seca, que va directamente al punto de dolor y hace que desaparezca. Además, el vendaje con Kinesiotape también puede ayudar a curar la lesión.

Esguince de tobillo

 

¿Quién no ha pasado por un esguince de tobillo? Es una lesión bastante común, pero normalmente mal tratada. Para una recuperación completa de un esguince, es necesario conocer cuál es el tratamiento adecuado y seguirlo cuidadosamente.

El esguince de tobillo es una lesión que producto de un movimiento extremo del tobillo conlleva a la distensión o desgarro de alguna de las estructuras ligamentosas que mantienen el tobillo en su lugar. El estiramiento excesivo o el desgarro parcial de uno o más ligamentos ocasiona dolor, dificultad para caminar e inflamación y como consecuencia de la rotura de los vasos sanguíneos también ocasiona la aparición de hematomas en la ubicación de la estructura ligamentosa lesionada. Generalmente se origina producto de lesiones en deporte tales como: fútbol, basquetbol, balonmano, tenis y en aquellas disciplinas en las que se desarrollen cambios rápidos de posición e inesperados movimientos del pie.Clasificación del esguince de tobillo

Existe diferentes maneras de clasificar esta lesión, según el tiempo de evolución se puede clasificar como agudo (si ocurrió recientemente) y crónico (si tiene larga data o si ocurre con frecuencia).

  • Grado 1 (desgarros microscópicos): representa un esguince leve, siendo el más común e inofensivo, así cuenta una rápida reparación. Aquí los ligamentos están ligeramente estirados, pero no desgarrados. El tobillo sigue estando muy estable y, a pesar del dolor generalmente, la persona afectada todavía puede caminar con facilidad.
  • Grado 2 (desgarro parcial = alargamiento del ligamento): aquí los ligamentos están muy estirados y puede estar ligeramente desgarrados, por lo que presenta una notable inflamación. Aquí el paciente tiene mucho mayor dolor que en un grado 1 y, por tanto, puede presentar también inestabilidad.
  • Grado 3 (desgarro severo = rotura del ligamento): se trata del esguince más severo, cuando ocurre es acompañado de dolor intenso. Un grado 3 significa que uno o más de los ligamentos están rotos. La articulación del tobillo es muy inestable con este grado de lesión, por lo que la persona afectada a menudo ya no puede apoyar el peso en el pie.

Síntomas y signos del Esguince de tobillo. ¿Cómo saber si tienes un esguince en el tobillo?

En la mayoría de los casos los síntomas y signos que se presentan están relacionados con el grado de esguince presente. Sin embargo, por lo general las personas al esguinzarse el tobillo ya no pueden apoyar el peso sobre el pie torcido y presentan un dolor de tobillo intenso y persistente. Además del dolor, dependiendo del grado presente, si las estructuras ligamentosas están muy estirados o desgarrados, los vasos sanguíneos pequeños también pueden romperse, por lo que también puede ocurrir hinchazón y la aparición de hematomas sobre el lado interno o externo del tobillo (dependiendo del ligamento lesionado), que puede durar varios días. Estas molestias aumentas lentamente y pueden empeorar. En resumen, los siguientes signos y síntomas son indicativos de esta afección:

esguince verano

  • Dolor que aparece inmediatamente después una torsión o movimiento anómalo del tobillo.
  • Sensibilidad al tacto de la zona alrededor del tobillo lesionado; esto generalmente persiste hasta que la inflamación y el edema haya disminuido.
  • Inflamación y hematomas: la hinchazón surge por la infiltración de tejidos o pequeños desgarros. Los hematomas laterales a su vez son causados por la rotura de vasos sanguíneos después del esguince.
  • Amplitud de movimiento del tobillo restringido debido a la hinchazón y el dolor, lo que impide la correcta descarga de peso y dificulta la marcha.

Si una torsión o esguince de tobillo se trata de forma inadecuada, es posible que cicatrice mal y que la articulación sea permanente menos estable, por lo que es posible que se instaure un esguince crónico o “mal curado”, lo que significa que la persona afectada tiene mucha menos estabilidad y confianza para caminar, por lo que el pie se tuerce con facilidad y mayor frecuencia. Es por ello que recomendamos que en caso de sufrir una lesión de este tipo acuda a nuestra Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso.

¿CÓMO CURAR UN ESGUINCE DE TOBILLO?

Ante cualquier lesión donde se encuentre afectado el sistema musculo esquelético el protocolo inmediato recomendado a seguir es el denominado “método RICE”, cuyas singlas establecen el procedimiento:

R-REPOSO: previene el daño mayor y aminora el proceso inflamatorio.

I-HIELO (DEL INGLES ICE): anestésico y analgésico, limita el proceso inflamatorio.

C-COMPRESION: mediante vendaje elástico, restringe la acumulación de líquido.

E-ELEVACION: reduce la acumulación de líquidos en la zona.

El objetivo de este procedimiento, en este caso específico del esguince de tobillo, es evitar que las alteraciones, consecuencias de la lesión ligamentosa, tales como el edema, la inflamación, u otras, dificulten y retrasen el tratamiento específico para la perfecta recuperación del tejido afectado a manos del fisioterapeuta.

Tras el padecimiento de la lesión, el tratamiento debe comenzar inmediatamente a través del protocolo RICE, anteriormente descrito. A partir de ahí debe ponerse en manos de su fisioterapeuta lo antes posible.

Podríamos diferenciar a groso modo diferentes fases dentro del tratamiento fisioterápico:

– Inflamación

– Readaptación

– Vuelta a la actividad deportiva

 

Acuda a nuestra Clínica en Alpedrete y te ayudaremos a tratar tu esguince. Dirección Avenida Canteros, 16 – local 5 ALPEDRETE (Madrid) 28430 E-mail info@fisioterapiacarmenalonso.es

Móvil 646 526 320

 

 

Diferencia entre esguince y latigazo cervical

Hoy, desde la Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, te contamos la diferencia entre esguince y latigazo cervical.

Diferencia entre esguince y latigazo cervical

El latigazo cervical es un mecanismo de transferencia de energía al cuello, por aceleración o deceleración brusca, que puede ser resultado de un impacto trasero o lateral. Especialmente, estas acciones vienen de accidentes o colisiones que ocurren de vehículos a motor, pero también ocurren en otras ocasiones, como zambullidas, etc… La transferencia de energía puede provocar lesiones óseas o heridas de los tejidos blandos (como un esguince cervical), que a su vez pueden implicar una gran variedad de manifestaciones clínicas, es decir, trastornos asociados al latigazo cervical. Esto es una de las diferencias entre un latigazo cervical y un esguince cervical, que explicaremos a continuación.

La expresión latigazo cervical, no es una lesión, sino que se remite a un mecanismo causal. Más concretamente, «Un mecanismo de ernegía al cuello (Krämer, 1986)», que en absoluto conforma un diagnóstico. La definición no dice ni mucho menos que la afectación sea exclusiva de partes blandas. Por el contrario, advierte, con toda claridad, que puede provocar lesiones óseas. Muchas veces, las consecuencias de esta acción quedan diluidas en una etiqueta diagnóstica muy genérica, como puede ser «cervicalgia», y no puede ser así, porque ésto es un marco que hay que llenar de contenidos. La mayoría de las veces (con mucha frecuencia), se alude a la expresión «esguince cervical» sin más, pero en realidad su uso es a veces poco concreto e incluso hasta confuso.

Un esguince cervical es, por definición, una lesión muy frecuente producida por la flexo-extensión brusca del cuello, que se caracteriza por dolor, contractura muscular, sensación de vértigo y rectificación de la lordosis cervical en la radiografía. Podemos concluir con que un latigazo cervical es una acción, y un esguince cervical una consecuencia de ello.

Tratamiento

Tratamiento

A nivel de tratamiento de fisioterapia, éste debe comenzar en la pelvis e ir poco a poco ascendiendo hasta llegar a la región cervicodorsal, prestando mucho interés en el diafragma. Es fundamental no perder la idea de globalidad del paciente en estos casos ya que son varias las estructuras que el fisioterapeuta debe valorar para hacer un tratamiento rehabilitador.  La aplicación de técnicas neuromusculares, el tratamiento conservador e invasivo de puntos gatillos, la osteopatía, la reeducación postural global…de los músculos anteriormente citados, así como el ejercicio físico y una incorporación lo antes posible a las actividades habituales harán que la probabilidad de recidiva en cuanto al dolor de cuello y de zona lumbar, se refiere sea menor.

Los latigazos cervicales, también llamados cervicalgias o esguinces cervicales, son lesiones musculares producidas en la zona del cuello que pueden llegar a afectar a la columna vertebral. Son lesiones bastante comunes y, aunque pueden ser de carácter crónico, suelen producirse tras un impacto fuerte por detrás del cuello, por lo que es muy importante buscar ayuda profesional para recuperarnos y no sufrir posibles secuelas que afecten a nuestra movilidad de por vida, lo que convierte a la fisioterapia en fundamental tras un latigazo cervical.

En Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso contamos con un equipo con amplia experiencia y todos los medios necesarios para ofrecer un tratamiento óptimo y de calidad.

Dirección Avenida Canteros, 16 – local 5 ALPEDRETE (Madrid) 28430 E-mail info@fisioterapiacarmenalonso.es Móvil 646 526 320

¿Se pueden tratar los juanetes?

¿Se pueden tratar los juanetes? En Clínica de Fisioterpia Carmen Alonso, en Alpedrete, te podemos ayudar en la mejora de la movilidad de la articulación.

¿Qué son los juanetes?

Los Juanetes, o como se conoce científicamente Hallux Valgus, es una deformación de los pies. Es muy común en mujeres a partir de los 40 años. Una de las principales causas es el uso de calzado inadecuadoy se forma cuando el dedo gordo del pie comienza a girar hacia dentro.

CAUSAS DE LOS JUANETES O DEL HALLUX VALGUS

  1. Componente genético.
  2. La biomecánica del pie:
    1. Personas que tienen pies planos son más propensos a desarrollar juanetes.
    2. Personas con pie egipcio(es decir, el dedo gordo del pie más largo que el segundo dedo)
    3. Personas con tendencia a la pronación.
  3. Enfermedades como artritis, artrosis, enfermedades neuromusculares, infección o trauma
  4. El calzado también es una causa potencial para el desarrollo de esta deformidad del pie, sobre todo los zapatos estrechos porque oprimen el pie.
  5. Determinadas profesionesque implican un esfuerzo excesivo del pie como los bailarines de ballet.

se pueden tratar los juanetes

SÍNTOMAS DEL HALLUX VALGUS O JUANETES

  • Dolor en la zona
  • Pérdida de estabilidad
  • Desarrollo de un bulto en el exterior del pie, al lado del dedo gordo.
  • Enrojecimiento, hinchazón, o dolor en la articulación metatarsofalángica.
  • Callos y otras irritaciones provocadas por tener un dedo montado sobre el otro.
  • Movimiento limitado y doloroso del dedo gordo.

 

TRATAMIENTO DE LOS JUANETES

Aunque ya tengamos la deformidad podemos frenar la progresión y minimizar la el dolor.

En casa:

  • SELECCIÓN DE ZAPATOS ADECUADA. Por ejemplo, si somos pronadores, elegir la zapatilla de correr adecuada.
  • USO DE HIELOS para calmar el dolor y la inflamación.

Con profesionales

  • PODÓLOGO: uso de plantillas adecuadas que corrijan la biomecánica del pie y otros elementos ortopédicos como protectores de silicona o acolchados para evitar el dolor
  • FISIOTERAPIA: nos puede ayudar en la mejora de la movilidad de la articulación metatarsofalángica e intentar mejorar la postura para evitar la pronación. También puede recurrir a un vendaje funcional para aliviar el dolor o inflamación.
  • MEDICACIÓN: el médico puede recetar fármacos antiinflamatorios o administrar inyecciones de cortisona para aliviar el dolor agudo y la inflamación causadas por deformidades de las articulaciones
  • CIRUGÍA: La cirugía consiste en la realineación del primer metatarsiano, en general, cortando la parte del hueso y fijándolo con un tornillo. El post-operatorio dura alrededor de 6 semanas.

Y tú, ¿padeces juanetes o conoce alguien que los tenga? En la Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, en Alpedrete, te podemos ayudar  para evitar la pronación y empeoramiento. No lo dudes, pídenos cita en el teléfono: 646 526 320

Fisioterapia temporomandibular

Hoy desde la Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso te queremos contar qué es y en qué te puede ayudar la Fisioterapia temporomandibular.

La articulación temporomandibular es la articulación de la mandíbula. Muchos pacientes sufren fuertes dolores en esta zona bucal, de ahí que necesiten la realización de ejercicios de fisioterapia para mejorar esta parte del cráneo.

Características de la Mandíbula

La mandíbula constituye un segmento óseo, ubicado en la cara que cuelga en contra de la gravedad sujetado unicamente por musculatura. Tiene varias características que la hacen diferente al resto al resto de segmentos corporales:

  1. El movimiento es bilateral: El movimiento de la mandíbula en cualquiera de sus posibilidades implica que se muevan las dos articulaciones temporomandibulares.
  2. La ATM está recubierta de cartílago fibroso: La superficie articular de la ATM es resistente a las presiones gracias a su recubrimiento fibroso, diferente al del resto de las articulaciones, aunque es muy sensible al rozamiento.
  3. Disco Articular de la articulación: Tiene un disco articular que se interpone entre las dos superficies articulares y las protege del roze y facilita el movimiento, aunque en ocasiones es el principal responsable de que se produzcan alteraciones, cuando se desplaza erróneamente, provocando en ocasiones bloqueos articulares.
  4. La oclusión: La oclusión supone el final del movimiento en cierre mandibular, por lo que en apertura es posible forzar la articulación algo más y sino esta preparada dañarla, pero en cierre la oclusión protege la articulación e imposibilita que se la fuerce más.

Tratamiento de la Mandíbula

La mandíbula por lo tanto, puede sufrir alteraciones articulares, que fundamentalmente suponen bloqueos articulares por desplazamiento del disco articular y en ocasiones por aumento de la contracción muscular de masetero, temporal, pterigoideos, etc…, músculos todos ellos de cierre mandibular, que impiden que desarrolle correctamente la apertura mandibular.

En cuanto a la musculatura mandibular, es la principal responsable del dolor que se localiza en la cara, frecuentemente por la aparición de puntos gatillo miofasciales. El principal tratamiento de estos puntos gatillo en la musculatura mandibular son los tratamientos de terapia manual y la punción seca.

Fisioterapia temporomandibular

El objetivo es restablecer el correcto funcionamiento de la mandíbula durante las funciones fundamentales de masticación, deglución y fonación. Este correcto funcionamiento en ocasiones es por un problema articular, con mayor frecuencia por luxación del disco articular de la ATM, pero también por dolor provocado por el compromiso de la musculatura mandibular.

La fisioterapia cuenta con varias opciones para afrontar la disfunción de la ATM. Una de ellas es la terapia manual, un método eficaz a corto plazo en alteraciones con desplazamiento agudo de disco o artritis. En este procedimiento, el paciente tiene un papel activo, ya que suele acompañarse de ejercicios para realizar en casa.

El dolor condiciona la calidad de vida del paciente y genera un círculo de estrés que a su vez dificulta la recuperación y que debe evitarse. Cuando éste es agudo, puede recurrirse a técnicas de estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS), ultrasonido o terapias de frío y calor. Es importante, al mismo tiempo, incluirse técnicas de relajación que den apoyo al tratamiento.

Por otra parte, es imprescindible corregir y reeducar al paciente en cuanto a su higiene postural, ya que este hecho, que pasamos inadvertido, puede originar el sobreesfuerzo de la musculatura de la articulación, con sus consecuentes complicaciones.

En la clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, en Alpedrete, podemos ayudarte, llámanos y estaremos encantados de atenderte 646 526 320

 

Cómo ayuda la fisioterapia con el dolor crónico

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el dolor crónico? Estamos seguros de que para la gran mayoría de las personas el término “Dolor Crónico” le queda muy lejano y no alcanzan a comprender en qué consiste realmente padecer esta enfermedad. Por eso nuestro objetivo de hoy es exponer de forma sencilla y concisa qué es el dolor crónico y cómo puede la fisioterapia mejorar la situación de los pacientes que lo sufren.

¿Qué es el Dolor Crónico?

Para explicar qué es el dolor crónico tenemos que pasar primero por explicar qué es el dolor. Según la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor, IASP -International Association for the Study of Pain.

De esta definición se entiende que el dolor se vive más como una experiencia más que una sensación y reconoce que debido a esto existe un complejo componente exclusivamente individual que se traduce en un conjunto de emociones que confiere al dolor su carácter único y personal.
Además propone que el dolor no tiene que venir derivado necesariamente por la presencia de una lesión real y que puede manifestarse en ausencia de cualquier afectación de los tejidos.
Según esta definición el dolor está asociado con las manifestaciones semiológicas, es decir síntomas de un proceso patológico específico.

dolor cronico

Pero como todos sabemos, no todas las “señales de alarma” son iguales. Hay dolores que se alivian inmediatamente o que desaparecen tras la toma de algún medicamento; otros que son más intensos (dolores agudos) e informan de una agresión o daño externo o interno y requieren de ayuda médica. Hay dolores recurrentes, como las cefaleas o dolores menstruales o dolores muy intensos de origen desconocido a los que hay que tomarse muy en serio y buscar ayuda de un profesional.

Pero en definitiva, cualquier tipo de dolor, una vez tratado el problema que lo causa, debería desaparecer con el tiempo. Entonces ocurre que nos encontramos con que existe dolor que persiste cuando en realidad debería haber desaparecido.

“En términos generales, se entiende que hay dolor crónico cuando éste se prolonga durante más de seis meses y no se alivia con tratamientos médicos ni quirúrgicos.”

¿Qué puede producir Dolor Crónico?

Hay muchos factores que pueden ocasionar dolor crónico. En ocasiones, es consecuencia de un cambio o enfermedad persistente en los tejidos, como por ejemplo la artritis, pero otras veces se debe a una alteración o cambio en el propio sistema de alarma. También puede ser fruto de un dolor nervioso, de una cirugía o de una amputación, etc…

Además el dolor es algo tan personal que podemos encontrar a personas que sufren la misma enfermedad o lesión mostrando distintos niveles de dolor. A menudo surgen discrepancias acerca de dónde proviene ese dolor. La teoría sobre el componente genético del dolor presenta cada vez menos evidencias y sin embargo sí hay numerosas pruebas que indican que el dolor puede estar relacionado con factores sociales, culturales y cognitivos.

¿Cómo condiciona el Dolor Crónico la vida del paciente?

Desgraciadamente las personas que sufre un dolor constante suelen quedar inhabilitados para trabajar, disfrutar y cuidar de sí mismos, lo que suele derivar en depresión, aumentando la ansiedad, la soledad y el aislamiento social. Con el tiempo esta enfermedad no sólo afecta al propio paciente, sino también a las personas que lo rodean.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el dolor crónico?

Para aquellos casos en que ni la cirugía ni los tratamientos han conseguido aliviar este dolor, la terapia física puede ser una parte esencial del tratamiento del dolor crónico.

Hay enfermedades como por ejemplo la osteoartritis, la fibromialgia, dolor de cabeza cervicogénico o la artritis reumatoide que conllevan un dolor crónico. Gracias a la fisioterapia se puede aliviar en gran medida esta incomodidad y mejorar la calidad de vida del paciente.
Por otro lado, la fisioterapia enseña a la gente a realizar movimientos de forma segura y funcional, movimientos que seguramente no han podido realizar en mucho tiempo a causa de su dolor.

Los pacientes son tratados individualmente y con la técnica que mejor se adapte a sus circunstancias y siempre basadas en la mayor evidencia posible. Hay diferentes métodos para el tratamiento del dolor como pueden ser la movilización de las articulaciones, el masaje, la terapia manual en músculos y nervios, entrenamiento de fuerza, ejercicio, frío, calor etc.

En el caso del dolor crónico, es muy importante la educación en dolor para mejorar los factores cognitivos como las creencias, el catastrofismo, el miedo, la hipervigilancia, etc...

Un fisioterapeuta pregunta para entender el dolor particular de cada paciente y saber qué hacer para manejarlo. Por ejemplo, aconsejara una rutina de ejercicios u otra dependiendo del estado de cada paciente.

El fisioterapeuta ayuda sobrellevar el dolor y sobre todo a dejar atrás el nivel de incapacitación derivado de la enfermedad. Aumentando la actividad y el aprendizaje del ejercicio terapéutico se sentirá menos dolor y el paciente será capaz de funcionar sobre una base diaria para desarrollar sus actividades.

Por supuesto hay que entender que la fisioterapia debe formar parte de una terapia multidisciplinar. Una terapia en la que se puede compaginar el tratamiento fisioterapéutico con apoyo psicológico y la prescripción médica.

Lo que la fisioterapia puede hacer por el paciente en rehabilitación es enfocarse en la restauración del movimiento y la función normal como estrategia de colaboración necesaria para la gestión eficaz del dolor.

En nuestra Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, te podemos ayudar a mejorar tu calidad de vida y tratar tus lesiones. Ponte en contacto con nosotros!

Dirección Avenida Canteros, 16 – local 5 ALPEDRETE (Madrid) 28430 E-mail info@fisioterapiacarmenalonso.es Móvil 646 526 320

Las personas que duermen mejor sufren menos dolor de cuello

Un estudio de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE) sugiere que tratar el sueño podría paliar el dolor cervical. Este estudio demuestra que la calidad de sueño predice la evolución del dolor cervical, pero no la del dolor lumbar. Esto sugiere que tratar a pacientes con problemas de cuello para que duerman mejor podría disminuir su dolor, independientemente del tratamiento específico para la cervicalgia que se les prescriba.

Si bien el 80% de los casos de lumbalgia son de dolor agudo, éstos “no presentan un gran problema” para la salud pública, dice el doctor Francisco Kovacs –director de la REIDE y autor principal del estudio– ya que tienden a curarse de manera espontánea. El problema, explica, es el dolor crónico.

¿Cuál es la mejor postura para dormir si tienes dolor de cervicales?

Conseguir un sueño reparador cada noche es esencial para afrontar todas las actividades del día siguiente. El descanso debe ser óptimo, aportando a cada parte del cuerpo el mayor reposo. 

Sin embargo, en muchas ocasiones seguro que te has levantado de la cama con la sensación de haber dormido, pero sin haber descansado nada de nada. Puede que no estés dejando que algunas de tus partes del cuerpo se relajen correctamente, e incluso, puede que las estés dañando con una mala postura al dormir. 

Una de las zonas más sensibles a la hora de tomar una postura en la cama son las cervicales. Estas soportan el peso de la cabeza y del cuello durante todo el día. Necesitan un apoyo extra por la noche, y una mala postura no ayudará nada a levantarte lleno de energía por la mañana.  

cuello dolor dormir

¿Qué debemos tener en cuenta para cuidar nuestra cervicales al dormir?

Debemos adoptar una postura para dormir bien que no perjudique nuestras cervicales, cuello o espalda. En primer lugar, y más importante es la sujeción del cuello. Debemos asegurarnos que el cuello y la nuca están en una posición natural mientras dormimos. Debemos alinearlos con el resto de la espalda y la comuna vertebral, tal y como lo hacemos cuando estamos de pie. Sobre todo, debemos estar muy atentos si sufrimos algún tipo de enfermedad como la fibromialgia, que puede empeorar con un mal descanso.

La almohada, un imprescindible para evitar el dolor cervical

Para asegurarnos una posición natural y saludable del cuello y cabeza en la cama, necesitaremos una buena almohada. El uso de la almohada es imprescindible, porque mientras estamos tumbados en la cama, no podemos mantener la cabeza alineada con la columna vertebral sin un apoyo extra. Además de la incomodidad que supone dormir sin la cabeza elevada, que puede derivar en una excesiva torsión del cuello.

La comodidad al dormir dependerá de los gustos de cada uno, y la elección de la almohada será diferente en cada persona. Debemos escoger una almohada con un grosor u otro en relación a nuestro peso y edad. Lo más importante es que esta mantenga nuestra cabeza en línea con la comuna.

Si la almohada es demasiado gruesa, nuestro cuello podría someterse a una tensión hacia adelante por mantener la cabeza demasiado alta.  Lo mismo pasaría hacia atrás si la almohada fuera demasiado fina. Existen almohadas cervicales de viscoelástica cuya forma de mariposa ayudan a mantener el cuello firme y a que no se mueva demasiado durante la noche.

consejos-para-dormir-bien-por-las-noches-post-dormitorum

Posturas que debes mejorar en tu día a día

La postura para dormir que tomas todas las noches es muy importante a la hora de solucionar tus dolores cervicales, sin embargo, en nuestra vida diaria no sólo dormimos, sino que también caminamos, estamos de pie o sentados. La postura que tenemos en estas últimas acciones mencionadas debe de ser una buena postura para evitar un posible dolor de espalda. 

A la hora de estar de pie

Cuando estamos de pie, lo peor que podemos hacer es cargar todo nuestro peso sobre una sola pierna. Lo más recomendable sería separar las dos piernas de manera horizontal y repartir el peso entre ellas. De este modo, el apoyo se enfoca en ambas partes de la cadera y en el centro de esta misma, equilibrando el peso de manera repartida en toda la planta del pie. Con esto, aparte de evitar dolor cervical podemos evitar lesiones de pie. 

Cuando camines

Al caminar, lo más sano es levantar el pecho de manera sutil y a la misma vez apretar el abdomen. Hay que procurar que la cabeza esté derecha y los hombros bien alienados con las orejas y la cadera. Lo más importante es evitar caminar mirando hacia abajo y con los hombros encogidos, ya que esto ocasionará una sobrecarga en tus cervicales. 

Al estar sentado

Uno de los problemas más comunes de hoy en día es que mucha gente sufre contracturas y problemas cervicales debido a que permanecen durante un periodo largo de tiempo sentados (normalmente por trabajo). La postura más saludable en este caso es apoyar totalmente la espalda al respaldo de la silla, manteniendo la cabeza recta y las rodillas con un poco más de altura que las caderas mediante el uso de un reposapiés. 

 

Si sientes dolor de cuello o cervicales habitualmente, antes de irte de vacaciones habla con tu fisioterapeuta para que te ofrezca las recomendaciones necesarias para que mejores tus posturas y te ayude a hacer desaparecer ese dolor. En Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso en Alpedrete, estaremos encantados de atenderte.

Dirección Avenida Canteros, 16 – local 5 ALPEDRETE (Madrid) 28430 E-mail info@fisioterapiacarmenalonso.es Móvil 646 526 320

Beneficios de la fisioterapia tras una cirugía

Hoy, desde nuestra clínica de fisioterapia Carmen Alonso, vamos a contarte los beneficios de la fisioterapia tras una cirugía. La fisioterapia postoperatoria juega un papel fundamental en la recuperación de un paciente tras una cirugía.

Quizás se le da más importancia a la rehabilitación, tras una cirugía del sistema musculo esquelético. Este tipo de lesiones van siempre acompañadas de dolor que hace que paciente de forma inconsciente. En ocasiones puede ser necesario que inmovilice la zona provocando una pérdida de la masa muscular y un endurecimiento de la cápsula articular de los músculos y articulaciones implicadas.

Esto se traduce en una pérdida de movilidad y de flexibilidad. En el caso de ser necesaria una inmovilización tras la cirugía, esto se acentuará más, y habrá que ir recuperando poco a poco con rehabilitación.

 

Beneficios de la fisioterapia tras una cirugía

  • Acelera la recuperación tras intervenciones quirúrgicas. Los médicos y cirujanos prescriben la rehabilitación en un gran número de pacientes que se enfrentan a un postoperatorio. Con un proceso controlado y guiado por un fisioterapeuta, se minimizan riesgos, el paciente se encuentra más atendido y la recuperación se acorta. La fisioterapia postoperatoria actúa en un momento crucial para minimizar riesgos y lesiones, a la vez que mejorar el bienestar del paciente, tanto físico como emocional.
  • Trabaja la movilidad y la flexibilidad. Aunque no todos los postoperatorios son iguales, en casi todos hay que guardar reposo y hacer un poco de parón en nuestra vida. Esta situación adormece nuestro estado físico, pero hay que tomar precauciones para no «despertarlo» de cualquier modo. Las sesiones de fisioterapia postoperatoria están orientadas en volver a entrenar la movilidad de la zona intervenida. Con ejercicios pautados según el paciente y con el ritmo adecuado para una recuperación eficaz.
  • Calma el dolor postoperatorio. Tras pasar por el quirófano, el paciente sentirá en mayor o menor grado molestias en la zona intervenida. Aunque, lejos de lo que pueda pensarse, los largos periodos de reposo no siempre actúan de manera positiva. En este sentido, la rehabilitación contrarresta y mitiga el dolor tras una cirugía. De hecho, el Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CFCFE) recuerda que la fisioterapia es una disciplina indispensable en la recuperación física y emocional del paciente con dolor postoperatorio. Su aplicación tiene una mejora significativa en pacientes con cirugías menores y en pacientes con operaciones de larga duración.

¿Buscas un fisioterapeuta especialista en rehabilitación postoperatoria? Consúltanos. En La Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso te podemos ayudar.

Dirección: Avenida Canteros, 16 – local 5 ALPEDRETE (Madrid) 28430 E-mail info@fisioterapiacarmenalonso.es Móvil 646 526 320

Consejos de Fisioterapia para el verano

Desde nuestro centro de Fisioterapia Carmen Alonso, te queremos dar los mejores consejos de fisioterapia para el verano. De este modo tendréis un verano más saludable ya que en esta época del año solemos hacer más ejercicio físico. Tenemos más tiempo libre, los días son más largos, y  la climatología nos invita a estar al aire libre.

  • Si vas a hacer senderismo o cualquier actividad al aire libre, calienta y estira la musculatura antes de las caminatas. Al finalizar vuelve a estirar. Si en esa caminata te encuentras un río o un arroyo, puedes meter los pies descalzos buscando el efecto relajante y antinflamatorio del agua fría. En este sentido, desde la Unidad de Podología recuerdan que se debe utilizar un calzado adecuado a la actividad a realizar. No es lo mismo correr por la playa que hacerlo en la montaña.
  • Evita sobrecargar la mochila para evitar que la espalda sufra.
  • Antes de comenzar a nadar, calentaremos y estiraremos. Podemos hacerlo dentro del agua.
  • Si practicamos deportes de raqueta en la playa, procurar estar en arena mojada, ya que el terreno es más estable. Si lo hacemos en arena seca, ponernos zapatillas, para proteger nuestros tobillos y pies. Y recuerda, calienta y estira antes y después.
  • Cuando cambiamos de cama y almohada, nuestro cuello se puede quejar. Ya en muchos hoteles y casas rurales puedes elegir el tipo de almohada que quieres. Si no es así, recuerda que una almohada tiene que tener la altura para acoplarse a nuestro cuello. Si la almohada es muy alta o muy baja, es preferible que la sustituyas enrollando algunas toallas a la altura que necesitas y meterlas dentro de la funda.
  • Si cuando te vas a levantar de la cama notas molestias e la zona lumbar, realiza estiramientos antes de incorporarte: lleva ambas piernas flexionadas al pecho, y abrázalas, realizando pequeños círculos en ambos sentidos. Después, dobladas y, juntas, déjalas caer hacia un lado, y mantén, contando hasta 20. Despacio, llévalas al otro y repite. Vuelve a abrazarlas…y ya estás listo para levantarte.

  • Si vas a realizar actividades aeróbicas, como correr, voleibol… elige las primeras y últimas horas del día para hacerlo. Evita las horas centrales para evitar «golpes de calor». No te olvides de proteger tu cabeza del sol, y de beber mucha agua, antes, durante y después de la actividad. ¡Cuidado con la deshidratación!

 

Si habitualmente realizas sesiones de fisioterapia, antes de irte de vacaciones habla con tu fisioterapeuta para que te ofrezca las recomendaciones necesarias para que puedas seguir un mínimo entrenamiento durante tu descanso. En Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso en Alpedrete, estaremos encantados de atenderte.

 

 

Cómo saber si nuestros hijos pisan bien

¿Cómo saber si nuestros hijos pisan bien? Desde la Clínica de Fisioterpia carmen Alonso, en Alepdrete, te queremos ayudar a saber cómo es la pisada de tu hijo y si pisa bien.

Cada día son más los padres y madres que se preocupan por salud de los pies de sus hijos y acuden con ellos a nuestra consulta. La gran mayoría de estos padres entienden que muchas de las patologías que sufren ellos ahora en su edad adulta vienen producidas por no haber sido controladas durante su infancia. La prevención es la clave.

En primer lugar, tenemos que recordar que tanto el pie como la pierna de un niño, al igual que su cuerpo en general, van a sufrir una evolución natural en los primeros años de vida. Los padres acuden preocupados por la posición de las piernas que ven en sus hijos pero, en muchas ocasiones, la posición es la normal para su edad.

1 A 2 AÑOS

Cuando un niño comienza a caminar, y hasta los 2 años aproximadamente, la posición habitual es que las piernas estén arqueadas hacia afuera (tipo cowboy). Esta posición es normal dada la insuficiencia de determinados grupos musculares. También a esta posición le influye el uso del pañal puesto que fomenta una mayor rotación externa de cadera.

2 A 5 AÑOS

Pasado un tiempo, lo habitual es que el niño evolucione hacia la posición contraria, es decir, que las rodillas tiendan a juntarse. Esta posición, junto con el hecho de que los pies tengan una situación con tendencia al aplanamiento, es normal hasta los 4 o 5 años y se denomina un genu valgoCaminar descalzo, mantenerse de puntillas o mantenerse a la “pata coja” son ejercicios sencillos que ayudarán a la musculatura del pie y de la pierna favoreciendo su correcta evolución.

A PARTIR DE LOS 5 AÑOS

Lo habitual es que, sobre los 5 años, las piernas adopten una posición más recta, pero casi siempre manteniendo una ligera tendencia a que las rodillas se junten.

Destacamos que, en estas primeras etapas de la vida del niño, es muy importante potenciar la musculatura y correcto desarrollo del pie y la pierna. Para ello, es recomendable que los pequeños caminen descalzos sobre diferentes superficies, ya que, además de ejercitar los músculos de los pies, esta práctica favorece su desarrollo cognitivo. También es muy importante realizar un seguimiento de la evolución de la pisada de los niños, ya que detectar patologías a tiempo puede ser clave a la hora de tratarlas y corregirlas

como saber si tus hijos pisan bien

Señales que te indican cuándo acudir a un especialista

Hay algunas señales de alarma por las que deberíamos acudir a un especialista en podología infantil para valorar si el niño necesita una serie de ejercicios o tratamientos. Estos signos que pueden estar avisándonos de que existe un problema son:

  • Posición de los pies al caminar. El ángulo de progresión de la marcha o Ángulo de Fick que de forma fisiológica debe de presentar el niño al caminar es de unos 15º de apertura. Si al ver a nuestro hijo caminar observamos que las puntas de los pies se meten hacia adentro diremos que tiene un ángulo de progresión de la marcha disminuido o marcha en aducción. Si por el contrario observásemos que el niño anda con la punta de los pies hacia afuera hablaríamos de un ángulo aumentado o marcha en abducción.
  • Mayor torpeza para caminar que la mayor parte de niños de su edad.
  • Caídas frecuentes al caminar.
  • Mantenimiento de la posición de “rodillas en X” o pie muy aplanado a partir de los 5 años.
  • Caminar de puntillas de forma mantenida durante varios meses. En muchas ocasiones veremos a nuestros hijos caminar “de puntillas”, esta alteración de la pisada puede darse de forma natural durante las primeras fases del comienzo de la deambulación infantil, pero en ocasiones se extiende desde los 5 hasta los 10 años, siendo estos los casos que debemos valorar en consulta ya que pueden estar generados por diversas causas.
  • Dolor en el talón, en el pie en general o la pierna después de realizar actividad física.
  • Deformidad de dedo. Si el niño tiene los dedos montados o desviados es muy importante acudir a un servicio de podología infantil. Si se detecta en los primeros meses de vida, educando a los padres en la realización de unos sencillos vendajes o fabricando unas pequeñas férulas de silicona, lo más habitual es que los dedos puedan colocarse en su posición correcta en muy pocos meses. Sin embargo, si esas deformaciones no se tratan de forma precoz es posible que se consoliden y sea preciso, en un futuro, el tratamiento quirúrgico.

Si crees que tus hijos tienen alguno de estos síntomas, no dudes en consultarnos, en Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, somos especialistas y contamos con el tratamiento que mejor se adapte a tu caso.

 

 

 

La fisioterapia mejora tu calidad de vida

La fisioterapia mejora tu calidad de vida en muchos aspectos. Según la Confederación Mundial para la Fisioterapia, la fisioterapia tiene como objetivo facilitar el desarrollo, mantenimiento y recuperación de la máxima funcionalidad y movilidad del individuo. Se caracteriza por buscar el desarrollo adecuado de las funciones que producen los distintos sistemas del cuerpo, donde su buen o mal funcionamiento repercute en la cinética o movimiento corporal humano. Por eso la fisioterapia nos puede ayudar tanto a mejorar nuestra calidad de vida.

CÓMO LA FISIOTERAPIA PUEDE MEJORAR TU CALIDAD DE VIDA

Al contrario de lo que piensa la mayoría, la fisioterapia no solo se limita a tratar lesiones. La prevención de dolencias y la educación en hábitos de salud es una faceta muy importante que mejorará considerablemente tu calidad de vida

Hoy en día los trabajos nos están convirtiendo en personas más sedentarias. Largos periodos frente al ordenador unido al sedentarismo intrínseco de la sociedad occidental, conlleva a pasar demasiado tiempo sentados o acostados

 

 

Si a todo esto le sumamos además, que para muchos de nosotros hacer deporte ni si quiera es una opción, este sedentarismo podría ser el principal motivo de dolores crónicos de espalda, por ejemplo.

Aquí es donde entra la fisioterapia. Pues, al contrario de lo que muchos piensan, no se limita solo a tratar lesiones.

Formas en las que la fisioterapia puede mejorar tu calidad de vida

  1. Tratamiento de lesiones: es la parte, quizás, más conocida de la fisioterapia, pues esta disciplina de la salud puede ayudarte a tratar cualquier tipo de dolencia. Desde una lumbalgia hasta una incontinencia urinaria pasando por ejemplo por el deterioro como consecuencia de una enfermedad neuromuscular. Sea cual sea tu dolor, el tratamiento personalizado de tu fisioterapeuta puede ayudarte.
  2. Prevención de lesiones: aunque no es el área más conocida de la fisioterapia, sí es una de las más importantes. Y es que uno de los principales beneficios que obtendrás al acudir al fisioterapeuta, es el hecho de que pequeñas lesiones no desemboquen en una patología mayor. Además, la corrección postural y la práctica de ejercicios concretos propuestos por el terapeuta evitarán futuros dolores.
  3. Aceleración de la recuperación: el hecho de recuperarse lo antes posible de cualquier lesión es un factor fundamental para la mayoría de pacientes. Algo que, de nuevo, tiene muy en cuenta la fisioterapia. Pues ha demostrado reducir los tiempos de recuperación en muy distintas patologías. Existen además nuevas tecnologías que ayudan a reducir todavía más estos plazos de recuperación, como la radiofrecuencia por ejemplo, un tratamiento regenerativo.
  4. Prevención de los efectos del envejecimiento: existen cambios normales en nuestro cuerpo como consecuencia del envejecimiento. La artrosis o la osteoporosis, por ejemplo, acaban produciendo dolor e incluso disfunciones. La fisioterapia disminuye las dolencias y retrasa estas disfunciones mediante ejercicios terapéuticos.
  5. Mejora de tu condición física: la fisioterapia ayuda a mantener en condiciones indóneas los músculos y las articulaciones de los atletas así como de las personas más sedentarias.
  6. Disminución de la ansiedad y del estrés: la nueva forma de vida occidental desemboca en muchas ocasiones en estrés y ansiedad. Algo que puede traer dolencias musculares, dolores de cabeza o cansancio el permanente. La fisioterapia ayuda a tratar estas dolencias y además nos hace liberar endorfinas y serotonina. Dos hormonas que se asocian al placer y que, por lo tanto, nos ayudarán a sentirnos mejor y más relajados.

En definitiva, gracias a la fisioterapia hoy podemos elegir tener una mejor calidad de vida y evitar llegar a tener ciertos tipos de dolencias.

En nuestra Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, te podemos ayudar a mejorar tu calidad de vida y tratar tus lesiones. Ponte en contacto con nosotros!

Dirección Avenida Canteros, 16 – local 5 ALPEDRETE (Madrid) 28430 E-mail info@fisioterapiacarmenalonso.es Móvil 646 526 320