Diferencia entre esguince y latigazo cervical

Hoy, desde la Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, te contamos la diferencia entre esguince y latigazo cervical.

Diferencia entre esguince y latigazo cervical

El latigazo cervical es un mecanismo de transferencia de energía al cuello, por aceleración o deceleración brusca, que puede ser resultado de un impacto trasero o lateral. Especialmente, estas acciones vienen de accidentes o colisiones que ocurren de vehículos a motor, pero también ocurren en otras ocasiones, como zambullidas, etc… La transferencia de energía puede provocar lesiones óseas o heridas de los tejidos blandos (como un esguince cervical), que a su vez pueden implicar una gran variedad de manifestaciones clínicas, es decir, trastornos asociados al latigazo cervical. Esto es una de las diferencias entre un latigazo cervical y un esguince cervical, que explicaremos a continuación.

La expresión latigazo cervical, no es una lesión, sino que se remite a un mecanismo causal. Más concretamente, «Un mecanismo de ernegía al cuello (Krämer, 1986)», que en absoluto conforma un diagnóstico. La definición no dice ni mucho menos que la afectación sea exclusiva de partes blandas. Por el contrario, advierte, con toda claridad, que puede provocar lesiones óseas. Muchas veces, las consecuencias de esta acción quedan diluidas en una etiqueta diagnóstica muy genérica, como puede ser «cervicalgia», y no puede ser así, porque ésto es un marco que hay que llenar de contenidos. La mayoría de las veces (con mucha frecuencia), se alude a la expresión «esguince cervical» sin más, pero en realidad su uso es a veces poco concreto e incluso hasta confuso.

Un esguince cervical es, por definición, una lesión muy frecuente producida por la flexo-extensión brusca del cuello, que se caracteriza por dolor, contractura muscular, sensación de vértigo y rectificación de la lordosis cervical en la radiografía. Podemos concluir con que un latigazo cervical es una acción, y un esguince cervical una consecuencia de ello.

Tratamiento

Tratamiento

A nivel de tratamiento de fisioterapia, éste debe comenzar en la pelvis e ir poco a poco ascendiendo hasta llegar a la región cervicodorsal, prestando mucho interés en el diafragma. Es fundamental no perder la idea de globalidad del paciente en estos casos ya que son varias las estructuras que el fisioterapeuta debe valorar para hacer un tratamiento rehabilitador.  La aplicación de técnicas neuromusculares, el tratamiento conservador e invasivo de puntos gatillos, la osteopatía, la reeducación postural global…de los músculos anteriormente citados, así como el ejercicio físico y una incorporación lo antes posible a las actividades habituales harán que la probabilidad de recidiva en cuanto al dolor de cuello y de zona lumbar, se refiere sea menor.

Los latigazos cervicales, también llamados cervicalgias o esguinces cervicales, son lesiones musculares producidas en la zona del cuello que pueden llegar a afectar a la columna vertebral. Son lesiones bastante comunes y, aunque pueden ser de carácter crónico, suelen producirse tras un impacto fuerte por detrás del cuello, por lo que es muy importante buscar ayuda profesional para recuperarnos y no sufrir posibles secuelas que afecten a nuestra movilidad de por vida, lo que convierte a la fisioterapia en fundamental tras un latigazo cervical.

En Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso contamos con un equipo con amplia experiencia y todos los medios necesarios para ofrecer un tratamiento óptimo y de calidad.

Dirección Avenida Canteros, 16 – local 5 ALPEDRETE (Madrid) 28430 E-mail info@fisioterapiacarmenalonso.es Móvil 646 526 320

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.