Cuidado en la piscina con las lesiones por nadar mal

Siempre se ha dicho que la natación es la actividad menos lesiva, pero la verdad es que no está exenta de lesiones. Sobretodo desde el momento que aplicamos altas intensidades y grandes volúmenes.

Hay muchos factores que favorecen la aparición de lesiones en los deportes en general. Una mala técnica, una falta de desarrollo muscular, una falta de elasticidad, una mala nutrición, una mala hidratación….. pero en este artículo nos vamos a centrar solamente en lesiones propias de la natación y que hacer para prevenirlas o tratarlas en una fase temprana y leve.

La mayoría de este tipo de lesiones son de tejidos blandos ( tejidos como músculos, tendones, ligamentos….) provocados por sobrecargas durante los gestos técnicos. Esta sobrecarga ocurre por la aplicación de una fuerza excesiva en el tejido, que normalmente se suele lesionar más por micro-traumatismos acumulados durante un largo tiempo, que por una sola fuerza aislada.

Lesiones en natación

La natación es un deporte altamente recomendado desde diferentes ámbitos, puede ser muy adecuado para la rehabilitación de muchas lesiones, el trabajo muscular con reducción de cargas, debido a los efectos que tiene el estar sumergido sobre el cuerpo, etc. Pero también tenemos que tener en cuenta la natación como deporte competitivo, esta práctica competitiva como todas tiene unas consecuencias que es conveniente tener en cuenta a la hora de uno de los aspectos mas importantes de la fisioterapia, la prevención.

¿Cuáles son las lesiones más típicas del nadador?

La natación es un deporte realmente duro que requiere muchos metros de entrenamiento y un gran número de sesiones semanales, el esta práctica continuada lo que lleva a los procesos lesivos cunado el nadador sobrepasa su umbral de resistencia muscular o mantiene un defecto técnico de forma repetida que conlleve un sufrimiento articular mantenido. En este vídeo hacemos un pequeño resumen de las patologías que mas comúnmente vemos en las consultas de fisioterapia en nuestros pacientes nadadores:

  1. Hombro del nadador.
  2. Cervicalgias.
  3. Problemas en la zona lumbar baja.
  4. Rodilla del bracista. (Compartimento interno).

En caso de una lesión siempre se debe a acudir a un fisioterapeuta experto para que valore el tipo de lesión y nos recomiende el tratamiento oportuno.

La fisioterapia deportiva, facilita que el nadador incremente la estabilidad articular para reducir el esfuerzo físico y el gasto energético reduciendo el riesgo de sufrir lesiones.

Por supuesto, si la lesión es debida por una mala postura o mala ejecución de los movimientos, deberemos de hablar con nuestro entrenador para depurar la técnica, realizar ejercicios correctivos y así evitar futuras lesiones. Si se produce una lesión en la espalda, es necesario relajarse de la tarea, usar hielo y encontrar fisioterapia. Ejercicios especialmente desarrollados para estirar y mejorar los tejidos musculares pueden ser justo lo que usted necesita.

No dude en llamarnos o  visitar nuestra clínica de fisioterapia  Carmen Alonso, en Alpedrete si tienes alguna duda o molestia por este tipo de lesiones.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.