Electroanalgesia en fisioterapia

Electroanalgesia en fisioterapia en la Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso.
El dolor afecta la vida personal, familiar y laboral de las personas, por lo que se considera un problema de salud mundial. Como dato preocupante, se ha observado que cada día es mayor el número de pacientes que utilizan analgésicos opioides para tratar de aliviar el dolor crónico. Y las variantes farmacológicas no consiguen acabar con el dolor y además tienen efectos secundarios que perjudican al paciente. Es en este punto cuando la medicina tradicional debe plantearse la posibilidad real de recurrir a terapias complementarias para tratar el dolor tanto de forma objetiva como subjetiva.
El dolor es la respuesta del cuerpo o el mecanismo de defensa ante una enfermedad o lesión. Tiene una parte objetiva o sensorial que se experimenta a través del sistema nervioso, y una parte subjetiva o emocional que hace que las personas respondan de manera diferente. En este sentido, el campo de acción de la fisioterapia proporciona un conjunto de técnicas analgésicas eléctricas que ayudan a aliviar o reducir el dolor.

En este sentido, el campo de acción de la fisioterapia proporciona un conjunto de técnicas analgésicas eléctricas que ayudan a aliviar o reducir el dolor.

La electroanalgesia

La electroanalgesia es una forma de analgesia, o alivio del dolor, que usa la electricidad para aliviar el dolor. Los dispositivos eléctricos pueden ser internos o externos en el sitio del dolor, o localizados en todo el cuerpo. Hay dos formas de aplicar la electroanalgesia: Mediante la terapia con interferenciales o con Tens.

Interferenciales: Las corrientes de interferencia son corrientes de frecuencia intermedia con frecuencias superiores a 1000 Hz. Las corrientes de interferencia clásicas provienen de portadores con corriente alterna, en dos circuitos que se cruzan. La ventaja de aplicar una corriente de interferencia es que al utilizar una frecuencia intermedia se aplica una intensidad importante sin que el paciente presente molestias ni dolor al paso de la corriente. Las corrientes de interferencia tienen un impacto en el proceso de recuperación después de un trauma. Es decir, se utiliza para contusiones, esguinces y dislocaciones.

Tens (Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea): Este tipo de estímulo provoca sensación de calambre leve u hormigueo . Actúa sobre las fibras nerviosas de nuestro cuerpo que deben transmitir la sensación de dolor, suprimiendo esa molesta sensación. Los equipos de alta gama son muy útiles para tratar el dolor en zonas específicas.

La TENS se utiliza cada vez más en el tratamiento del dolor asociado a enfermedades reumáticas y al dolor asociado a traumatismos de tejidos blandos, tanto en la fase aguda como en las secuelas críticas. En cuanto al dolor agudo y la posibilidad de interferirlo y bloquearlo, hace un aporte importante para el alivio del dolor a nivel de la herida, también en el postoperatorio inmediato, por ejemplo, en cirugía torácica. También funciona para reducir el dolor de las mujeres durante y antes del parto.

Utilización en el ámbito de la fisioterapia

El número total de sesiones es variable en función del paciente, siendo una alternativa terapéutica que implica pocos o ningún efecto colateral adverso frente a otros procedimientos, se puede utilizar todo el tiempo que sea necesario.

En el tratamiento del paciente con dolor crónico, relativo a procesos reumáticos, son diez sesiones, en ellas se puede lograr un eficiente control del dolor, pero siempre dependerá del paciente ya que nuestros tratamientos son siempre personales e individuales en función de cada caso.

El tratamiento se aplica en la zona de dolor o a lo largo del trayecto nervioso:

• Se busca el bloqueo de la señal dolorosa a nivel del sistema nervioso central.
• Bloqueo periférico de la señal nociceptiva, se busca saturar los nervios sensitivos o la
raíz nerviosa responsable del cuadro doloroso.
Recuerda que esta técnica puede utilizarse tanto para el tratamiento de dolores crónicos como agudos, su eficacia se explica por lo que se denomina teoría de la puerta de Melzack y Wall, que es la siguiente: las fibras nerviosas que conducen el dolor lo hacen hasta llegar a una sección de la médula espinal, hay diversos tipos de éstas fibras nerviosas, unas de conducción más rápida y otras más lentas, si conseguimos estimular eléctricamente un gran número de fibras rápidas podemos establecer una sobrecarga del sistema e impedir la sensación del dolor. Aunque el bloqueo del dolor no llegue a ser total, si que disminuye bastante por lo que el paciente siente una liberación.
No dudes en ponerte en contacto con nosotros y trataremos tu caso, nos puedes encontrar en la  Avenida Canteros, 16 – local 5 ALPEDRETE (Madrid) o en nuestro teléfono de contacto: 646 526 320

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.