Lesiones deportivas más frecuentes en verano

Practicar deporte es muy importante para cuidar nuestra salud, pero como todo, hay que hacerlo de manera informada y sin excesos. De otro modo incrementaremos el riesgo de tener lesiones deportivas que afecten a nuestro sistema musculo-esquelético. En este post os explicamos todas aquellas que son motivo de consulta frecuente en nuestra Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso

Las lesiones deportivas se clasifican en:

  • Lesiones agudas: se producen de forma repentina e inesperada, como los esguinces de tobillo o las fracturas en piernas o manos.
  • Lesiones crónicas: aparecen de forma periódica y surgen tras la práctica continuada de un deporte.

Lesiones deportivas más frecuentes en verano

Durante el verano muchas personas suelen tener más tiempo libre y con ello, aumentan su actividad física. Correr, nadar, montar en bicicleta o deportes de raqueta son algunos de los favoritos. Pero a menudo, la práctica deportiva se suele realizar con falta de técnica, una preparación física inadecuada, se producen sobre esfuerzos y aparecen las lesiones. Aunque en Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso te animamos a que practiques siempre deporte porque es muy beneficioso para tu salud, también queremos advertirte de algunas lesiones deportivas típicas en verano como la fascitis plantar, lesiones de rodilla o lesiones en el hombro.

En general las lesiones más frecuentes en verano son leves y de rápida recuperación, deshidratación y golpe de calor, picaduras de insectos… y lesiones deportivas debido al uso excesivo, esguinces y accidentes. Y algunas lesiones son graves como las lesiones vertebrales al zambullirse de cabeza en zonas poco profundas de playas, ríos y piscinas.

Lesiones por sobrecarga. Como no has estado haciendo alguna de estas actividades durante todo el año, te arriesgas a un uso excesivo de los músculos. Muchas personas no se calientan adecuadamente, forzando un músculo aquí y allá, y el movimiento repetitivo de algunas de las actividades puede lesionar los músculos poco trabajados.

Lesiones de “running” y cualquiera de sus modalidades, sobre todo a nivel del miembro inferior, especialmente metatarsalgias y fascitis plantares (que van asociadas al uso de un calzado no correcto y por la práctica de estas actividades en terreros no adecuados). Además podemos tener esguinces y tendinopatías de tobillo o rodilla o lesiones musculares.

Lesiones por caídas: Ciclismo, equitación, trampolines que conllevan desde contusiones y heridas leves a lesiones más severas como fracturas, luxaciones o traumatismos craneales.

requiere reposo y frio local, éste nunca se debe aplicar directamente sobre la piel, sino protegido con un paño para evitar lesiones por congelación en la piel. Si con estas medidas no mejora en 24 o 48 horas es recomendable la valoración por un médico.

Lesiones por movimientos repetidos entre los  niños. Los campamentos de deportes de todo el día donde los niños practican movimientos repetitivos día tras día pueden eventualmente generar tensión y lesiones.

Causas de las lesiones deportivas en verano

  • Falta de calentamiento previo
  • Debidas a accidentes como caídas inesperadas
  • No usar un equipo deportivo apropiado
  • Utilizar una mala técnica
  • Falta de forma física

 

lesiones deportivas más frecuentes

¿Qué hacer ante una lesión?

Es importante dejar de hacer ejercicio físico en el momento que se perciban los síntomas de una lesión, ya que continuar con la actividad puede empeorarla y/o retrasar la recuperación. En los casos en los que aparezca un dolor intenso, sangrado abundante, exista sospecha de fractura o luxación, se haya producido una lesión grave en la cabeza o cuando una lesión previa se inflame o duela, es necesario acudir a un centro de atención sanitaria. En caso contrario, los síntomas suelen mejorar guardando reposo, aplicando frío en la zona afectada varias veces al día y manteniendo en alto (por encima del corazón) la zona lesionada. Para mitigar el dolor y reducir la inflamación, también se puede recurrir a analgésicos, antiinflamatorios o productos de aplicación tópica para un alivio inmediato del dolor muscular o articular.

En cualquier caso, si estas medidas no son suficientes y los síntomas persisten será necesario consultar o acudir al profesional sanitario competente.

Tips para prevenirlas

  1. Antes de comenzar cualquier tipo de entrenamiento consultar con un profesional para que te asesore en función de tu salud y condición física.
  2. Realizar un programa de entrenamiento que parta de un nivel adecuado y vaya progresando progresivamente.
  3. Evitar el sobre-entrenamiento.
  4. Realizar un buen calentamiento antes de cada sesión.
  5. Es fundamental estirar antes y después de cada entrenamiento haciendo hincapié en los grupos musculares en los que notemos molestias.
  6. Debemos observar unas buenas medidas para la correcta hidratación y nutrición, asimismo, es necesario descansar suficientemente entre una sesión y otra.
  7. Evitar descompensaciones entre grupos musculares.
  8. Escoger un material deportivo adecuado para la actividad deportiva.

Si crees que puedes tener una lesión, no dudes en consultarnos, en Clínica de Fisioterapia Carmen Alonso, somos especialistas en medicina deportiva y encontraremos el tratamiento que mejor se adapte a tu caso para una segura recuperación.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.